¿Para cuándo el iCar?

Ahora que se van terminando mis vacaciones californianas, estaba pensando que una de las cosas que voy a echar de menos será la oferta de emisoras de radio musical, mucho más cercanas a mis estilos preferidos (rock más o menos contundente, música electrónica) que los típicos 40 Principales, Europa FM, Kiss FM y M80 de Madrid.

El caso es que me consolaba luego con la idea de que en un futuro muy cercano, todos los automóviles nuevos llevarán integrados una tarjeta SIM o un sistema similar de telecomunicaciones. El objetivo principal es habilitar una llamada automática al número de emergencia 112 en caso de accidente, así como dar contenido a la opción de llamada de emergencia para la que muchos coches nuevos tienen ya un botón físico en el habitáculo pero sin estar aún operativo. Pero una vez incorporada esa opción en el vehículo, la oportunidad de negocio para las operadoras de telecomunicaciones y las empresas de contenido digital es evidente.

Yo estoy deseando que llegue el día en el que podamos tener coches plenamente conectados a internet. Habría tantas cosas por hacer…

Por ejemplo, escuchar cualquier emisora de radio del mundo, e incluso emisoras perfectamente segmentadas y adaptadas a nuestros gustos, personalizadas, a la carta. Incluso, mediante sistemas sincronizados en la nube como el iCloud, acceder desde nuestro coche a nuestra colección personal de música y escuchar a demanda lo que deseemos. Al mismo tiempo, se dispondría de la posibilidad de que si estamos escuchando en una de esas radios por internet una canción que nos gusta, ordenar en el instante la compra de la canción o del álbum, para añadirlo a nuestra biblioteca de música en la nube.

Otro aspecto donde la utilidad práctica sería evidente es la navegación. Todo aquel que ha comprado un coche con navegador incorporado conoce los pros (integración perfecta en el salpicadero y con el sistema de audio) y los contras (no necesariamente será el mejor sistema de navegación del mercado, hay que comprar periódicamente costosos CD o DVD de actualización de mapas, no se cuenta con la opción de base de datos de radares). Y encima es mucho más caro que un GPS portátil tipo TomTom o Garmin. Yo de hecho, siendo el navegador por mi trabajo un instrumento excepcionalmente útil, tengo un TomTom por esa combinación de coste, de facilidad de actualización de mapas y bases de datos de radares, y una interfaz que me gusta mucho más que la típica de los sistemas propietarios que te venden con el coche.

Sin embargo, estos días que he circulado por San Francisco, he usado una aplicación móvil de navegación llamada Waze, en la que los usuarios van haciendo comentarios en directo sobre las condiciones del tráfico, y la verdad es que las ventajas de una plataforma de navegación online son enormes: máximo nivel de actualización de mapas y radares, información en vivo del estado de tráfico, incluso posibilidad de integración con otros usuarios para saber dónde está cada uno… Y todo ello a un coste también menor que el de un equipo exclusivo para ello.

Más. El nuevo iPhone 4S incorpora la tecnología Siri de reconocimiento de voz, y como Apple siempre marca la tendencia, ya sabemos que para Android se apostará mucho también en este sentido. ¿Y dónde se os ocurre una utilización más evidente para los comandos de voz que en el coche?  Las posibilidades que se abren para aprovechar con seguridad la conexión a internet pudiendo hacerlo con manos libres, tanto para la introducción de datos (órdenes de voz) como para la lectura de datos (que el sistema lea textos) son descomunales. Ya me estoy imaginando a la gente utilizando el whatsapp por medio de la voz, ahorrándose así el coste de las llamadas de voz, y con todas las ventajas de esa aplicación. O conectando por voz con una aplicación para hacer un pedido en el drive-in de un MacDonald’s o de Starbucks (ya  he visto uno por acá), y que mediante el GPS del sistema se pueda anticipar justo cuándo vas a llegar para que tu pedido esté listo en cuanto llegas a la ventanilla del establecimiento.

Igualmente, para el trabajo, sería una maravilla poder enviarse grabar notas, comentarios, escribir correos electrónicos, todo ello desde el coche. Y de nuevo, con la integración de dispositivos móviles en la nube, nuestro coche sería una pieza más de un puzle en donde compartimos aplicaciones y contenidos en todos nuestros gadgets digitales y sistemas informáticos.  Uno se bajaría del coche, llegaría al ordenador de la mesa de la oficina, y continuaría en su portátil o sobremesa con lo que estaba haciendo instantes antes.

En fin, todo un mundo de oportunidades de ocio y de productividad.

El único obstáculo práctico que puedo ver a todo esto me devuelve a la reflexión sobre los navegadores integrados en el coche. Para los que sean de mi quinta o incluso un poco mayores, recordarán de aquellos tiempos en los que los “radiocasetes” del coche tenían un zócalo estándar y neutral, y cuando te comprabas el coche, podías elegir cualquier modelo y marca del mercado. De hecho, a menudo comprabas el coche a la casa sin radio, y luego en un taller especializado le ponías el sistema de audio que más te gustaba. Más adelante, como empezaba a ser frecuente el robo de los radiocasetes, se comenzó a popularizar la radio desmontable, de modo que cuando salías del coche, te llevabas el mamotreto encima. O lo quitabas de su sitio pero luego lo escondías debajo del asiento, hasta que los cacos te pillaban el truco, te rompían la luna, te robaban la radio, y se te quedaba cara de tonto.

El siguiente avance fue que sólo te llevabas la carátula de la radio. Más adelante, empezaron a integrarse las radios en el salpicadero, y además llevaban un código para que sólo se pudiera activar con la ayuda de la casa y fuera más complicado el trapicheo de radios robadas. Aquello fue una liberación porque era un incordio llevar a cuestas la radio entera o aunque sólo fuera la carátula. Pero la desventaja es que se impusieron las radios propietarias de la marca, de modo que se perdía libertad de elección. Es lo que pasa hoy en día. Con el coche te dan a elegir dos o tres opciones de radio, o ninguna, y no necesariamente tienes lo que más querrías. Antes existía mucha más gama.

Volviendo entonces a la integración de internet con el coche, el factor clave va a estar, evidentemente, en el hardware y la interfaz de esa integración. Y lo atractivo sería que el usuario pueda elegir. Vamos, que existiera un iCar de Apple, un Samsung Galaxy Wheels bajo plataforma Android, y otro Nokia-Windows, por ejemplo. Se abriría todo un mundo de posibilidades, y además sería el camino evidente, por esa integración tan intuitiva entre el sistema de coche y otros dispositivos móviles o informáticos, junto con la nube.

Así que esta tendencia debería estar acompañada por un enfoque en el que la radio sea menos propietaria del coche y partiendo de un zócalo estándar (que en realidad es lo que se mantiene en muchos coches, aunque integrando la carcasa exterior con el resto del salpicadero), se pueda montar el sistema que se desee. Hoy en día hay dos caminos sin embargo muy distintos: el que incorpora todo en el mismo zócalo, léase, tanto botones como pantalla, con el que tiene los mandos en un sitio y la pantalla en otro (por ejemplo, lo que hacen los Mercedes, BMW y Audi con sus sistemas de audio-multimedia). En estos casos sería un poco más difícil esa libertad de elección y se podría caer en la tentación de optar por alianzas concretas. Aunque esto podría ser un poco peligroso, porque, ¿qué pasaría si por ejemplo me gusta el BMW pero han optado por el sistema de Apple y a mí me gusta el de Android?

En fin, como siempre en esto de la tecnología, el futuro está lleno de emocionantes posibilidades pero también de inquietantes incertidumbres. Lo que es seguro es que este futuro nos llegará muy pronto, y dentro de unos años, nos parecerá increíble que años atrás uno tuviera que fastidiarse oyendo los 40 o Europa FM cuando en realidad le apetecía escuchar la Star 101.3 de San Francisco.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 588 seguidores

%d personas les gusta esto: