La ¿sorpresa? de las elecciones andaluzas del 25-M

Me ha pedido algún amigo de forma más o menos insistente que hable de las elecciones andaluzas así que voy a dejarme liar. Aunque ya aviso que no estoy en plan de soltar bilis. Reconozco que mi primera reacción al ver los avances de resultados era del tipo “¿a estos andaluces qué les pasa, con el paro que tienen y escándalos como los del ERE y aún así más de lo mismo?” Pero en realidad en cuanto lo pensé un poco, tampoco me sorprendió tanto. El caso es que si alguien quiere un poco de indignación que se lea el post de Roger Senserrich en Politikon y sus tuits de ayer (@egocrata), pues es divertido ver el grado de sorpresa y estupor con el que vivió la victoria electoral de un partido que se supone que es con el que simpatiza.

La verdad es que en los últimos meses ni me apetece hablar de política porque estoy totalmente desencantado. Uno creía que votaba por el cambio en las anteriores Generales, y mira… Excusa tras excusa: primero que por respeto al Rey, a la oposición o la Ley esperamos a la investidura de Rajoy como presidente del gobierno antes de decir ni pío; luego que si el secretismo con el equipo ministerial hasta el punto de que el día antes los propios elegidos no sabían nada (cuando los equipos ministeriales tendrían que haber estado trabajando desde meses antes, concho); que si el traspaso de poderes ha sido ejemplar y luego que no, que les han metido el puro, y mareando con las cifras del déficit, pero por Bruselas no se lo creen; que si vamos a ver si los agentes sociales se ponen de acuerdo o no (no lo habían hecho en no-se-cuántos-años con ZP y lo iba a hacer ahora, ¡no me fastidies!); últimamente que si es que Rajoy está esperando a las elecciones andaluzas…

Así que ahí mismo, en el párrafo anterior, tenéis una primera posible explicación de qué ha pasado: estos meses de gobierno de Rajoy no han sido precisamente motivadores de cara a sus propios pretendidos electores. Y no es que sea mérito de la “oposición constructiva” de la que presume Rubalcaba, sino que este cúmulo de medias tintas, subidas de impuestos, una política al que más de uno ha considerado “socialismo de derechas” (véase este contundente artículo de Juan Ramón Rallo), una evidente tibieza al recortar gastos públicos (recomiendo seguir a Roberto Centeno “dando caña” desde El Confidencial o leer este otro detallado artículo del Prof. Rallo con cifras concretas de posibles recortes viables en el gasto público), y encima los últimos casos que producen vergüenza ajena de enchufismo con los maridos de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. Parece mentira que a estas alturas de la película haya que recordar eso de que “la mujer del César no sólo debe ser honrada sino parecerlo“. Bueno, ahora estamos en el siglo XXI y no habrá que decir la mujer del César sino el marido de la Merkel o algo parecido, pero ya me entendéis ;-)

En definitiva, hay un efecto desencanto que no ha servido para movilizar a algunos miles de posibles votantes del PP. Pero claro que eso ya pasó incluso en las generales, donde el PP consiguió mayoría absoluta más por el descalabro del PSOE que por su éxito captando votantes: el PSOE perdió cuatro millones de votos y el PP ganó poco más de medio millón. En estas elecciones andaluzas, el PP ha visto cómo la diferencia que abrieron de 400.000 votos en las generales se ha quedado en sólo 44.000 votos. Los medios de comunicación tanto nacionales como internacionales lo están interpretando como una factura que se pasa a Rajoy por su reforma laboral (que, insisto, no es una auténtica reforma), pero yo francamente no lo tengo tan claro. En realidad pienso que el ciudadano español y también el andaluz va teniendo asumido que la cosa está muy mal y da por sentado que vienen recortes y ajustes muy severos. Para mí, que lo que ha pasado es una combinación de cuatro factores:

  1. En las elecciones generales, muchos votantes tradicionales del PSOE en Andalucía, descontentos ante la situación, se han quedado en casa o han cambiado de voto (pero sospecho que muy pocos de PSOE a PP), pero en parte gracias a percibir que unas elecciones generales eligen a algo un poco más distante como es el Gobierno de la Nación, que afecta a decisiones más globales, más externas. En unas elecciones autonómicas se elige a algo más cercano y que va a afectar más directamente a cada uno. Y claro, cuando ese votante ya percibe que le van a tocar su bolsillo y el de su entorno más directo, tiende a ser más egoísta y pensar que los socialistas les van a recortar menos o les van a defender más, sobre todo porque el PP a nivel nacional no va a tener un trato de favor por Andalucía como sí que ha tenido tradicionalmente el PSOE con ellos.
  2. Mi impresión es que también el “mejor malo conocido que bueno por conocer” habrá jugado su papel a la hora de la verdad.
  3. Qué decir de las redes de clientelismo, chanchullos varios, subsidios, amiguismos… Quien no chupa del bote directamente de algún estamento político local, tiene posiblemente un familiar o amigo cercano que sí lo hace. Como para arriesgarse a que alguien se entere de que no vota a los suyos. Volviendo al gran @egocrata, lo fabulaba perfectamente hace ya unos añitos.
  4. Por último, lo que ya escribí antes de las Generales y ahora os recuerdo: mi teoría futbolística de la política. Vamos, que el que un votante del PSOE vote PP casi equivale a que un madridista se convierta en hincha del Barça o viceversa. Difícil, difícil.

En definitiva, las inercias en este caso eran muy significativas y viendo la poca capacidad de despertar ilusión de lo hecho hasta ahora por Rajoy, y además con un candidato tan sosales como Javier Arenas (¿tú votarías a un tipo que lleva una power balance?), en realidad no es nada de extrañar lo que ha pasado. De hecho, mirad esta portada del ABC de 1996. Que sí, que las encuestas le daban por ganador y ya pasó lo mismo. Al mismo tío. Que 16 años después todavía no se decide a coger las maletas. Pero si en el fondo en la oposición se vive de p*** m****.

Si, total, así por lo menos cuando las cosas sigan yendo de mal en peor, Rajoy, Soraya, Montoro y De Guindos podrán siempre decir que en Andalucía también les va mal con gobierno del PSOE-IU o a lo mejor incluso les echan la culpa a ellos, así que quizá incluso han salido ganando. Como les viene también bien que esta ¿victoria? le haya llenado el tanque de gasolina a Rubalcaba, posponiendo así la necesaria renovación en Ferraz.

Lo que está claro es que no hay manera de explicarle a un extranjero cómo en una región con un 30% de paro, donde un mismo partido lleva 30+ años gobernando, y donde recientemente ha estallado un caso de corrupción muy flagrante que implica a lo más alto del escalafón del poder de la región, los electores van y votan por la continuidad. Pero… esto es lo que hay. Y además, no hay que ser tan negativos, hombre. Si no, mirad, mirad:

Si es que hay gente pá tó. Y todavía nos extrañamos.

En fin: a lo importante, colegas. Empezando por unos presupuestos como Dios manda. Sin mariconadas. Que ya en Europa están dando por hecho que Rajoy se va a desinflar. Y recortando en los muchísimos gastos innecesarios. No en lo fácil (ya volveré sobre esto, que merece un post dedicado). A ver si nos sorprende. Ya sé que va a ser que no, pero de la ilusión también se vive.

About these ads

7 comentarios

  1. [...] por la sanidad pública con la aprobación del matrimonio homosexual, pero ese es mi partido. Es lo que Daniel Cuñado llama a veces la concepción futbolera de la política, y ni es exclusiva a España ni es demasiado (la verdad) [...]

  2. Nacho · · Responder

    Pues a mi me parece que los ventiladores y la propagando del PSOE funciona a las mil maravillas. Han perdido 9 escaños (creo) y aún así lo da como bueno…es el cambio….la derrota de Rajoy..etc. Creo que el optimismo de la posible mayoría absoluta generada en Andalucia también fue en parte provocada por los que sabían que iban a perder las elecciones y querian mostrar una “no mayoría” absoluta como una victoria del PSOE (falsa totalemte) aunque les va a permitir gobernar en coalición con IU. Treinta años (más lo que queda) son demasiados para que las generaciones actuales no “recuerden” los favores hechos por la Junta. En Andalucía aún se “compran” votos, pero eso cambiará…en cuatro años. P.D. Como siempre, el partido gran perjudicado UPyD. Cambio de la Ley Electoral YA!!!

    1. Gracias como siempre por tus comentarios, Nacho, y por seguir por aquí.
      Lo primero que hay que reconocer es que Griñán fue el más listo de la clase por no adelantar las elecciones andaluzas y aguantar hasta ahora. La propaganda del PSOE es lógica e inevitable. Forma parte del juego político. En el PP me da la impresión de que una vez más no han sabido ser más zorros.
      De lo de UPyD ya sabes que coincido y a eso dediqué mis dos artículos sobre la Ley D’Hondt y criticando la problemática de las circunscripciones electorales provinciales. Por lo menos en esta ocasión IU no se puede quejar porque su número de escaños coincide perfectamente con la proporción que han obtenido de votos.
      Te veo muy optimista con eso de que en cuatro años va a cambiar, por cierto. Salvo que fuera un comentario muy ácido :-)

  3. Zhurrer · · Responder

    Tu análisis me parece muy deficitario en el sentido de que obvias totalmente la estructura social y de reparto de tierras en Andalucía a la hora de entender los resultados electorales. Si no entiendes eso, no entiendes Andalucía, no entiendes que el PP andaluz no es lo mismo que el PP digamos gallego…

    1. Nacho · · Responder

      A Andulucia no hay que “entenderla”. Hay que Gobernarla….y eso no se ha hecho en 30 años de democracia. Andalucia es socialista mayoritariamente…lo ha sido siempre y probablemente lo seguira siendo…aunque cada vez mas, afortunadamente, hay gente que vota politicas y no partidos. De ahi que tanto a nivel global como autonomico se den cambios cada cierto tiempo.

    2. Hola, Zhurrer. Gracias por dedicar tu tiempo a escribir en este humilde blog. Eres fiel a tu estilo, a lo que te digo que bienvenido porque los comentarios discordantes son una oportunidad para mí de aprender de las opiniones de gente como tú que seguro que sabéis de esto mucho más que yo. Y si conseguimos abrir algún debate que siquiera se parezca a los que se suelen disputar a menudo en Politikon, estaré encantado de ello. Siempre con respeto, eso sí, que no soy amigo de la bronca por la bronca.
      Sí que me gustaría que profundizaras en tu visión del tema. Yo tengo las nociones típicas sobre el latifundismo en Andalucía, más alguna anécdota que me han contado sobre las propiedades de la duquesa de Alba, peleas con la Junta, etc., pero que uno nunca sabe qué tiene de verdad y qué de deformación. Así que si puedes ilustrarnos algo más yo sinceramente te lo agradeceré.
      Y espero volver a leerte por aquí. Un cordial saludo.

  4. arjunayi · · Responder

    Agradecerle lo primero su muy bien orientada y acertada reflexion.
    Es entristecedor lo que ha pasado. Es impensable que un gobierno como el psoe andaluz pueda mantenerse en el poder. Habra que apuntar a la inercia y al clientelismo al que apunta, a una España momificada con muy dificil solucion. Y es que los privilegios pesan, y mucho, y la incompetencia del pp ha hecho acto de presencia. En fin.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 588 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: