Samsung Galaxy Note vs iPhone 4S: una comparativa práctica

Como sabéis los que me conocéis en persona o me seguís por redes sociales, hace algo más de un mes me hice con un Samsung Galaxy Note, y cumpliendo mi promesa a los más allegados, a continuación resumo mi experiencia y la comparo con la del iPhone 4S.

En primer lugar, para ponerlo ante todo en perspectiva, el Galaxy Note, con su pantalla de 5,3” y medidas un poco excesivas para tratarse de un teléfono, es en realidad un híbrido entre teléfono móvil y tableta, y en ese sentido me gusta su consideración con “phablet” (phone + tablet), que es donde creo que tiene su punto fuerte.

Y también comentar que como trabajo con doble tarjeta SIM (por mis paranoias con quedarme sin batería o sin móvil cuando viajo), durante estas semanas he podido trabajar con ambos teléfonos y así hacer una comparativa más real.

Mis conclusiones son las siguientes:

  • en primer lugar, de cara a llevar el teléfono encima, dependerá un poco de si eres una mujer, donde el Note encajará bien porque aunque es más grande cabrá en la mayoría de bolsos (quizá no en esos ridículos de fiesta pero sí en cualquiera normal) y prácticamente pesa lo mismo que el iPhone. De hecho, en la mano hasta parece que pesa menos, porque reparte su peso ligeramente mayor en una superficie claramente más extensa (es menos denso). Para un hombre, el Note cabe en el bolsillo frontal de una camisa, aunque de forma llamativa, y cabe sin problemas en el bolsillo lateral de unos dockers. No tanto en el de unos vaqueros si son ajustados.
  • para uso como móvil para llamadas, es claramente más cómodo el iPhone. El Note tiene una calidad de llamadas muy buena, y a pesar de su tamaño se maneja bien, pero no deja de ser más grande y aparatoso, y menos cómodo de mantener a la oreja. Sí que me gusta más su aplicación de contactos e integración con Google a la hora de buscar el número de teléfono de alguien a quien quieras llamar (o enviar un mensaje SMS, whatsapp o correo electrónico).
  •  usándolo para escuchar música, el iPhone tiene la ventaja de su integración con iTunes así que se sincroniza, puedes bajar Podcasts, si compras algo en la tienda de Apple se te descarga automáticamente, la calidad de sonido es excelente, y muchos auriculares de gama media-alta incluyen incluso mandos para ajustar volumen y cambiar de canción, así que es la mejor opción. En el Note la calidad de sonido es también buena, pero no tenemos esa integración con una plataforma ni ese aprovechamiento de los mandos de auriculares. A cambio, tenemos la ventaja de poder conectarlo al PC y cargarle los archivos directamente con el Explorador y en diferentes formatos. O incluso descargar ficheros de música directamente desde páginas web como Bandcamp, sin pasar por el dichoso iTunes de Apple.
  • para sacar fotos, también hay ventajas en inconvenientes en cada uno. Diría que el iPhone 4S es el mejor y más rápido en sacar las fotos, y poder hacerlo con el botón de subir volumen es una ventaja enorme. Además, en el Note resulta a menudo incómodo coger el teléfono y a la vez apretar el botón de foto en la pantalla si lo quieres hacer con una sola mano, como por ejemplo si te estás sacando la foto a ti mismo. A cambio, en el Samsung la pantalla más grande te permite saber mucho mejor si la foto está correctamente enfocada (en el iPhone a menudo engaña) y además tiene muchísimas opciones de sacar fotos y entre ellas la de seleccionar la resolución (yo, por ejemplo, en vez de 8 MP las saco a 5 MP para ahorrar espacio de memoria), el valor de exposición, modos de escena, etc. Adicionalmente, con el Note no me ocurre como con el iPhone, donde por un tema de la información embebida del GPS en la foto, da problemas girando las imágenes con el Explorador de Windows.
  • en cuanto a la memoria, el iPhone tiene más opciones de almacenamiento (16, 32 ó 64 GB) pero sin embargo el Note sólo cuenta con 16 GB tiene la opción de poner una tarjeta microSD con lo que estamos igual, y te sale mucho más barato que pagando la diferencia excesiva de precio que cobra Apple por cada salto de capacidad.
  • en conectividad: no he apreciado diferencias en conectividad de redes, aunque cuando cambio de país he observado que el Note tarda un buen rato más en detectar redes y registrarse. En cobertura wifi les veo igual, pero me da menos problemas el Note cuando se trata de una red que requiere autenticación posterior por web (como por ejemplo en un Vips). Ambos tienen bluetooth pero aquí me gusta mucho más el Samsung porque permite transferir archivos con este sistema, y además existe una utilidad que le dota del dichoso protocolo rSAP que permite conectar algunos manos libres de automóviles del grupo VAG (VW, Audi) y Porsche que acceden directamente a la SIM (una tecnología de Nokia que los finlandeses han abandonado en sus Lumia dejando tirados a muchos clientes como yo).
  • para conectarlo al ordenador no hay color. El iPhone exige el iTunes y por vía USB sólo da acceso a las fotos. El Note a todos los efectos se comporta como un dispositivo de almacenamiento USB con lo que puedes acceder a la estructura de carpetas y darle un uso mucho más versátil. O hacer click-and-drag para mover por ejemplo una carpeta de música sin andar importando en la biblioteca del iTunes con Apple.
  • para correo electrónico me gusta claramente más el Note. Primero porque en una pantalla más grande se ven mejor los mensajes y no digamos ya los adjuntos. Un Excel o Powerpoint embebido se ve fatal en el iPhone mientras que en el Note muchísimo mejor. También para escribir me gusta más el teclado del Samsung, tanto por su mayor tamaño (que sí, se maneja perfectamente con una sola mano, típica pregunta que me hacen), como porque el sistema de varias opciones de autocorrección me parece mucho más práctico que el de opción única del iPhone, y porque se incluye el teclado Swype que a mí me ha enamorado. Incluso dictar con voz, que al parecer va bien con el software de Google. El Note ofrece también la opción de escribir a mano con el S-pen pero eso no tengo la sensación de que funcione tan bien.
  • yendo al puntero S-pen, es uno de los grandes atractivos del Note. Permite navegar sin manchar la pantalla, editar fotos con anotaciones sobre la marcha, hacer recortes a medida de fotos, escribir notas a mano, subrayar con gran agilidad en la aplicación Kindle… Una gran idea y un excelente plus.
  • y donde se marcan enormes diferencias son con toda aplicación donde el tamaño de pantalla permita un mejor uso, como por ejemplo en la visión de páginas web o de vídeos, o bien en las aplicaciones de fotografía o redes sociales. Incluso también en juegos (aunque yo la verdad es que no uso ningún juego así que ahí no puedo juzgar). Está claro que si leer una web de noticias cuesta en el iPhone, con el Note se hace mucho mejor. Echo eso sí en falta la función “lector” del Safari pero con la enorme diferencia de pantalla se puede leer en la web nativa prácticamente todo, o siempre puedes escoger la opción de “read later” y llevarlo a Instapaper o Readability. Y afortunadamente cada vez son más las webs que tienen una versión móvil en cualquier caso.
  • otro detalle que me gusta mucho del Note (Android en general) es la existencia del botón de menú y del “atrás” fuera de la pantalla y a los lados del botón “home”. Porque en el iPhone siempre se pierde una franja útil de la pantalla precisamente para esa función de “atrás” y de “menú”.
  • quedan cuatro puntos clave donde sin embargo le doy ganador al iPhone. Primero, inevitablemente, que en el entorno iOS de Apple están las mejores aplicaciones y las más optimizadas (con excepciones, por supuesto). Y cuando un desarrollador lanza una aplicación, casi siempre lo hace primero para el iPhone. Véase el caso de Instagram que tanto tardó en estar disponible para Android. Aparte de que siendo Android un ecosistema más abierto, surgen detalles de compatibilidad y no está tan optimizado.
  • un segundo punto es la agilidad del scroll. He observado que mientras que con el iPhone todas las aplicaciones hacen scroll con absoluta perfección y respuesta inmediata al barrido de los dedos, en el Note con el Android 4.0 (Ice Cream Sandwich) hay un ligero “efecto patinaje” donde parece que el principio del barrido con el dedo no viene acompañado de un resultado homólogo. Esto en una aplicación como por ejemplo Tweetcaster (la mejor para tuitear por lo que he probado hasta ahora) es un poco molesto y nada que ver con, por ejemplo, Tweetbot en iOS (que como ya dije en un post anterior, es a mi juicio la mejor aplicación punto y aparte para el Twitter).
  • un tercer punto y que puede resultar polémico es el de la multitarea. En general los defensores de Android apuntan a la ventaja de ser un sistema operativo realmente multitarea mientras que el iOS sólo lo es con algunas aplicaciones del corazón del sistema como es la de correo. Pero sin embargo me ha quedado claro el porqué de esto. Con Android llega un punto en el que todo se ralentiza y te toca ir al Administrador de Tareas y cerrar aplicaciones, lo que no deja de ser un incordio. Y aparte afecta al consumo de batería.
  • lo que me lleva al último punto: la duración de la batería. Sobre el papel y según muchas comparativas que he leído en la web, el Note ofrece mayor duración que el iPhone. Pero después de cinco semanas de uso, mi experiencia me lleva a introducir muchos matices. La gestión de consumo del iPhone es mucho mejor que la del Note, en mi opinión. Para extraer el máximo rendimiento a la batería del Note, te toca ir desactivando el wifi, bluetooth y GPS cuando no los necesitas. Activar el ahorro de energía que te va apagando la pantalla o bajando el brillo constantemente. Cerrar aplicaciones en segundo plano que tiran de procesador y afectan al consumo. Mientras que con el iPhone yo estaba acostumbrado a tener siempre el bluetooth encendido, el wifi encendido, el GPS encendido. Y acostumbrado ya a ir encendiéndolos y apagándolos en el Note (mucho más sencillo, por cierto, gracias a su mucho mejor centro de notificaciones, o bien con aplicaciones como Battery Doctor a las que Android permite acceder al núcleo del teléfono), en cuanto lo he empezado a hacer en el iPhone me he encontrado con duraciones de batería mucho mejores aún. Así que punto para Apple en este sentido. Lo que no quita que si haces un uso muy intensivo de 3G o incluso wifi, ninguno de los dos te dura todo el día si no tienes ocasión de cargarlos en algún momento.  Y aquí por cierto también arrasa el iPhone, que en tiempo récord alcanza el 80% de carga (a partir de ahí va más lento, pero aun así más rápido siempre que el Note).
  • pero para que la balanza no parezca inclinarse tanto hacia el iPhone, reiterar que el centro de notificaciones de Android me gusta mucho más y me parece más flexible a la hora de seleccionar melodías, frecuencias de refresco, disponer de usos adicionales como conectar o desconectar wifi, bluetooth, GPS, sonido y ahorro de energía con gran rapidez.
  • y en general, la ventaja de Android de ser sistema abierto tiene muchas ventajas, aunque a cambio a veces puede resultar un poco complicado encontrar algo en sus menús. Claro que hay cosas que en iOS no son nada intuitivas, como por ejemplo ver el nivel de uso de datos, que en Android está mucho más a la vista y con una interfaz más gráfica.

Resumiendo:

  • como teléfono para hablar principalmente o incluso para un uso simple tipo WhatsApp, y para cámara de fotos y música, recomiendo el iPhone. También para personas que quieran ir siempre a lo fácil y sean muy patosos con la tecnología. Más pequeño, cómodo, bonito y muy optimizado. Valor seguro y estupenda integración con otros productos Apple si los tienes.
  • si te pasas el día tuiteando, viendo páginas web, fotos, correos con adjuntos, o valoras el máximo control y la integración con servicios Google (por ejemplo, la agenda o los contactos sincronizados con tu perfil en Google), entonces tu favorito será el Note.

O puedes hacer lo que yo, que es tener los dos y coger uno u otro según las circunstancias, o directamente llevarlos uno en cada bolsillo. Además si tienes gusto puedes hasta coordinar los tonos de llamada para que se conjunten ;-)

About these ads

6 comentarios

  1. me adelantaste, lo llegué a leer todo el post (vulevo luego) pero sobre la conexión a un odernador se nota que no tienes un mac :) es imposible al momento pasar información del mac al Note si tienes la configuración que tengo yo (Android 4.0.3 y Mountain Lion 10.8).

    1. Es verdad, ya vi tu tuit. Eso lo veo como una práctica de competencia desleal por parte de Apple, francamente. Porque apuesto a que no es por gusto de Samsung. Claro que supongo que lo resolverán pronto porque lo considero inaceptable.

      1. ya el tema es que el Android File Transfer que justamente sirve para lo que dice el nombre no funciona para versiones del sistema operativo Android superiores a 4.0.2 creo y el Kies (software de Samsung estilo iTunes) no ha llegado todavía para la última versión 10.8 de Mountain Lion… vamos seguro que es una casualidad ejejej

  2. Bien por esa comparativa Dani ;) El otro día un amigo me enseñó todo orgulloso su Note y me acordé de ti. Me pareció enorme e incómodo pero supongo que esa es la impresión normal. De hecho, este chico dijo algo curioso “Durante la primera semana pensé que me había equivocado al comprarlo”. Y sin embargo, decía, ahora estaba encantado con su Galaxy Note.

    Personalmente no soy muy de teléfonos de pantalla gigante. Las 4,8 del Galaxy S III me parecen una burrada, y el Note pierde esa portabilidad de la que hablabas cuando mencionabas el tema bolsillos. No es cómodo de llevar en muchos casos, y eso resta muchos puntos a un teléfono que siempre quieres llevar encima sin que moleste demasiado.

    Pero tu análisis tiene puntos favorables desde luego, aunque quizás la idea no habría sido comparar el Note con un iPhone 4s, sino con terminales Android tipo Galaxy S III o HTC One X, porque el factor software creo que no es relevante en una comparativa en la que está claro que el formato es diferencial.

    Aún así, sigue siendo muy curioso, y las conclusiones desde luego son válidas para terminales como los que menciono así, que ole ;) Abrazo!

  3. [...] de un único modelo de iPhone, los que quieran una pantalla más grande (como un servidor que por eso migré al Note) dirigirán sus miradas con creciente interés hacia las alternativas de todos los competidores, [...]

  4. [...] referencias que tuve sobre el rendimiento de ese dispositivo fue la de Daniel Cuñado, que hizo una interesante comparativa con el Note y el iPhone 4S, con conclusiones que más tarde  confirmaron otros poseedores del Note. Puede que cueste [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 590 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: