Apple, Houdini, un concierto sin bises y el síndrome de Estocolmo

Tony Curtis y Janet Leigh protagonizaron en 1953 la película Houdini, que no es que sea ninguna obra maestra del séptimo arte, pero que a mí me impresionó cuando la vi de niño por su escena final donde el gran ilusionista fracasa en su famoso truco de escapismo y fallece ahogado. Luego resulta que la historia real no fue así, pero aquí como en tantas otras ocasiones, la ficción es más interesante que la realidad, y desde luego me sirve como metáfora para analizar lo que ocurrió el pasado martes 4 de octubre en el evento “Let’s talk iPhone” de Apple.

La empresa de Cupertino convocó a los medios con una comunicación tan contundente como la siguiente:

Pocos se pueden permitir máxima efectividad con un mensaje de tres palabras.

El problema es que Steve Jobs, al estilo de Houdini, había acostumbrado al mundo a sus golpes de efecto en estos eventos, y particularmente a su “one more thing”, donde, a modo de bis en un concierto, se sacaba de la manga el elemento más importante del evento de marketing.

Y el otro problema es que se había desatado una ola de rumores e incluso vídeos sobre lo que todo el mundillo daba por hecho que se iba a tratar en este evento: el lanzamiento del iPhone 5, destinado a renovar el liderazgo de Apple entre los smartphones, últimamente muy discutido por Samsung, LG y otros sobre la base del exitoso Android de Google.

Y claro, con Apple herido por la ausencia de Jobs (aunque podemos estar seguros de que todo lo que vemos ahora es todavía resultado directo de su trabajo), y con la presión de tener que hacer “algo”, tarde o temprano podía pasar lo que ha ocurrido, como a Tony Curtis en la película: al final se tenía que producir una gran decepción. El público siempre pide más y en algún momento no se consigue superar el listón. Llegó por fin el momento.

Me imagino la cara de los asistentes al evento, al darse cuenta de que ese concierto no tenía bises. Tímido aplauso, a duras penas ocultando la decepción. Murmullos y frustración.

Lo cierto es que no sé si es un ataque de síndrome de Estocolmo por mi parte (yo que siempre he sido pro-PC y Microsoft, y me he quejado del lloriqueo y fanatismo de los amantes del Mac), pero en realidad simpatizo con Tim Cook y Phil Schiller porque el caso es que han sacado al mercado una mejora clara de especificaciones de un ya excelente producto, no ocultan que es un restyling en vez de un modelo nuevo, y no cayeron ni en la tentación de hacer un “one more thing” banal (lo que habría sido un suicidio) o peor, poner el número 5 a este teléfono.  Bueno, en realidad todavía podían haber cometido un error mayor como lanzar un producto sin terminar su desarrollo para satisfacer la demanda de novedad del mercado. Alguien les habrá recordado el fiasco de Microsoft con el Vista.

Vamos, que este ha sido un concierto sin bises, pero ha sido una interpretación sólida y satisfactoria. Yo sólo les reprocharía el que se tuvieron que dar cuenta de la expectativa, de hecho la alimentaron con la forma de convocar el evento,  y con aquella noticia esperpéntica del prototipo perdido en un bar del iP5 (ya pasó con el 4…), y quizás tendrían que haber lanzado algún aviso para navegantes para que el globo no llegara a hincharse tanto.

Confiemos en que a su debido momento lancen el iP5 y que ese sí que sea la innovación y la redefinición del producto que se espera de Apple. Lo cierto es que es de locos que en sólo un año exista tal presión por reinventar el producto. Pero es al mismo tiempo el mérito de Jobs: sus clientes son tan religiosamente fieles, que sienten la necesidad de comprar un nuevo producto por el mero hecho de tenerlo, no porque necesiten sus prestaciones. Quizás este iP4S no despierte un fervor de ventas entre los poseedores del iP4, pero estoy seguro de que seguirán vendiendo a propietarios de versiones anteriores del iPhone.

Claro que Samsung y Google han reaccionado rápidamente y han convocado un evento para el próximo martes 11 de octubre en el que están jugando a la misma táctica que Apple:

De modo que a rey destronado, rey puesto. Apple trató de minar la percepción de Samsung entre los consumidores con sus demandas por patentes, pero los coreanos están contraatacando y fuertemente. Veamos de qué son capaces, pero con el pleno apoyo de Google detrás, desde luego que ahora están atrayendo todas las miradas.

Y ahora, tras la conmovedora noticia del fallecimiento de Jobs, todo se pone patas arriba, porque tampoco se puede hacer leña del árbol caído, ante una oleada de emociones favorables a Apple. Me pregunto qué pasará por las cabezas de los responsables de marketing de una y otra empresa.

No puedo dejar de hacer notar un comentario económico-financiero referente a las acciones de Apple.  Esta es la imagen en el instante en que remato este post (jueves 6/10 a las 14:44 hora española, a punto de abrir la bolsa norteamericana):

Apple lleva unos años de un comportamiento bursátil extraordinario, reflejo de su formidable éxito, habiéndose convertido casi en un activo refugio como si del oro se tratase. ¿Estarán ya los bajistas tomando posiciones cortas para especular contra el valor y así enriquecerse? ¿O esperarán a que se vaya diluyendo el “espíritu de Jobs”?

Pero no lo olvidemos, los mercados somos todos y cada uno de nosotros, más aún en este tipo de productos de consumo tan masivo y de tanta repercusión mediática. Los consumidores dictaremos sentencia cada día. De momento, congratulémonos de haber contado entre nosotros a un ser humano tan rico e inspirador como el gran Steve Jobs, y confiemos en que perdure largamente su legado.

Anuncios

One comment

  1. Creo que efectivamente es una desilusión generalizada. Pero coincido en que la interpretación de la puesta en escena ha sido bastante razonable.
    Entiendo que el producto no es la 7ª panacea y de hecho van a sufrir mucho con el nuevo Google-Samsung al que haces referencia. Pero de saque ha conseguido dos cosas:
    1- Que como apuntas, una parte importante de la cartera de Apple haga un upgrade cuasi automático al nuevo modelo. Fundamentalmente techies y gente que consider al Apple como símbolo de status y tiene que tener lo último de lo último…
    2- Que vayan a manejar un portfolio todavía más amplio de Iphones, con diferentes price points que les va a permitir llegar a un público todavía más amplio.
    Lo que viene es muy difícil de predecir. De momento veo a Apple a salvo, a pesar de la guerra que le está dando Samsung vía nuevos terminales y demandas…. Dicen que Steve Jobs ha dejado listo el roadmap para un año vista; entonces se verá si realmente su espíritu sigue en Apple o si va a seguir los pasos de MS cuando Gates les dejó…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: