Una nota escéptica sobre los coches híbridos

Mi tía Gwen (por parte de mi mujer, pero como si fuera tía de sangre), quien lee mi blog en inglés gracias al Google Translator (aunque a veces parece que se lo pongo un poco difícil por las construcciones sintácticas o por los palabros que uso de vez en cuando), me hizo esta mañana un comentario muy interesante al respecto de mi último post sobre los automóviles asiáticos.  Me explicaba que sus compañeros de trabajo que se consideran “liberales” (versión americana de lo que nosotros diríamos “progresistas” en España) se sienten obligados a comprar coches híbridos (con motor de gasolina complementado con un motor eléctrico) por eso de la defensa del medio ambiente. Y como Toyota es la marca más puntera en esta tecnología, se ve beneficiada por esa tendencia. También Honda, Ford, General Motors… Pero Toyota, con su Prius y luego implantándolo en otros modelos de su marca principal y de la marca Premium Lexus, son los que más apostaron por ello y los que ahora recogen los frutos en más intensidad.

Sin embargo, yo tengo una visión cínico-escéptica al respecto del fenómeno de los coches híbridos, por los motivos que explico a continuación.

Aunque en efecto, un coche híbrido consume menos combustible fósil y emite menos CO2 y otros contaminantes a la atmósfera en un ciclo medio, se olvida a menudo que si evaluamos el impacto medioambiental global, los coches híbridos incluyen unas voluminosas baterías, cuya fabricación incluye componentes de metales pesados cuyos procesos de extracción, proceso y transformación son significativamente contaminantes.

En cuanto a su consumo homologado, es notablemente inferior al de un automóvil de motor gasolina de potencia similar, hay muchas matizaciones a considerar. Primero, como todos los que habéis comprado coche sabéis, del consumo homologado al consumo real hay un mundo. Principalmente, porque los criterios de homologación del consumo son muy poco representativos del uso habitual de muchos de los ciudadanos, y favorecen (no intencionadamente, porque el ciclo está concebido antes de su generalización) a las características de los híbridos. A quien le interese, le recomiendo este excelente análisis de la extraordinaria web km77.com, toda una página de culto entre los aficionados al mundo del motor.

Un automóvil híbrido se beneficia enormemente del motor eléctrico en la conducción en ciudad, especialmente por el aporte de energía en el momento del arranque y a bajas velocidades, donde el motor térmico es poco eficiente. La ventaja de un motor eléctrico es que aporta un par máximo y constante, mientras que el motor térmico proporciona su par óptimo a un cierto nivel de revoluciones (mayor o menor dependiendo de si es gasolina o diésel y de si cuenta con turbo o no). De modo que el motor eléctrico marca grandes diferencias en condiciones de conducción donde se arranca y para con frecuencia. También porque en la frenada se genera energía eléctrica.

Sin  embargo, para un uso en carretera o a velocidades constantes, el motor eléctrico no aporta gran cosa. Más bien al contrario, lo que hace el conjunto motor-batería del híbrido es sumar un peso que el motor térmico tiene que mover, lo que perjudica su consumo y prestaciones.

De modo que el híbrido es perfecto para una persona que circula preferentemente por ciudad, o por ejemplo para un taxista, o para un autobús escolar. Pero no para personas que hacen recorridos más largos y en vías rápidas.

Finalmente, está el problema del fin de la vida útil del automóvil. Una vez que esos coches se retiren de la circulación, hay que hacer algo con las baterías, porque son contaminantes. Este es también otro impacto negativo a considerar frente a un coche convencional.

Concluiréis entonces que estoy en contra de los híbridos salvo para el uso urbano mencionado. Pues tampoco del todo. Hay varios motivos por los que sí me gustan.

Primero, la cuestión práctica. Frente a la alternativa de un motor diésel, el híbrido es una delicia en cuanto al confort, por ausencia de ruidos y vibraciones. Tengo un buen amigo que conduce un Prius, y la experiencia de arrancar desde parado con el motor eléctrico, sin ruido ninguno, es una gozada. En suavidad, es imbatible.

Segundo, el factor innovación tecnológica. Es importante avanzar en alternativas eficientes a los motores de combustión, y los híbridos dan cancha a este avance generando una demanda real de mercado y aportando un uso popular en condiciones reales, nunca replicables en condiciones de laboratorio de I+D.

Así que sí me parece interesante que se potencien los híbridos, pero lo que no me gusta es que se desinforma a los usuarios de forma consentida. Porque conozco el caso de una persona muy decepcionada al cambiar de un todoterreno BMW X5 con motor diésel a un Lexus RX450h. Sobre el papel, el Lexus tiene más potencia y consume menos. En la realidad, en un recorrido en autovía de larga distancia, el diésel tiene mejor reprís y consume menos.  Y encima era más barato.

Sí que es verdad que en principio, salvando la cuestión de las baterías, un motor gasolina es más fiable y más barato que mantener que uno diésel, y el motor eléctrico apenas necesita mantenimiento. E insisto de nuevo en el factor confort de marcha y acústico (yo, personalmente, soy forofo de la gasolina frente al diésel por este motivo).

Pero, en definitiva, a aquellos “liberales” que se creen muy ecológicos (o peor, ecologistas) por comprarse híbridos, yo les preguntaría si realmente se lo han pensado bien. Sobre todo en un país como EE.UU., donde hay que coger el coche y moverse grandes distancias para cualquier cosa.

Anuncios

Un comentario

  1. Este artículo se tiene comentar gracias por el contenido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: