La limitación de los pagos en efectivo (déjà vu)

El tercer Consejo de Ministros de Mariano Rajoy, relatado por su escudera y por lo visto “come-marrones” oficial Soraya Sáenz de Santamaría, nos da una noticia de lucha firme contra el fraude, con el fin de incrementar los ingresos fiscales. Siendo la medida más publicitada a nivel de medios de comunicación la de la limitación de los pagos en efectivo, de la que ya hablé en un post anterior en plena campaña electoral (ver aquí), ya que Rubalcaba la propuso abiertamente. Y en Izquierda Unida también se han apresurado a recordar que la incluían en su programa electoral. El PP no lo consideraba en su programa, pero también es cierto que no lo negaron (como sí hicieron con las subidas de impuestos).

Yo desde ya, para no parecer un mero cascarrabias, aplaudo todo lo que sea la lucha contra el fraude fiscal. Ahora bien, no es por criticar sin más, pero hay una cosa que no me cuadra: ¿por qué no concretan ninguna de las medidas propuestas, pero sí dan la cifra exacta de 8.171 millones de euros de recaudación adicional para 2012 por la aplicación de estas medidas? Veamos. Si tienes un cálculo tan preciso, no un número redondo, es porque tienes un plan concreto con unas estimaciones específicas. Pero entonces, ¿por qué adelantas el espíritu de lo que vas a hacer pero no la letra?

A mí lo que me preocupa es lo que exponía en el post anterior:

  1. Que estemos encaminándonos a un estado de permanente control y limitación de libertades al estilo del 1984 de Orwell.
  2. Que pagando con instrumentos bancarios (cheque, transferencia, tarjeta) estemos encareciendo las transacciones por las comisiones financieras, inexistentes al mover efectivo.
  3. Que de todas maneras siga existiendo la factura falsa de la que no se deja ninguna constancia, que se seguirá pagando en efectivo.
  4. Que los que hoy en día disponen de efectivo de origen difícil de explicar, lo movilicen apresuradamente y esto suponga por un lado una fuerte huida de capitales del país y por otro lado potenciales burbujas en activos en los que se pueda colocar rápidamente ese efectivo.

Pensando en particular en el último punto, esta práctica de anunciar que algo se va a hacer pero sin concretar el qué, por un lado parece un preaviso para navegantes, es decir, una prórroga para que ese dinero se movilice antes de que se impongan las medidas, y por otro lado, como genera incertidumbre en cuanto a qué cuantía será la que marque la frontera de pagar o no en efectivo, si se limitará el uso de billetes de 500 euros como se ha podido leer en Intereconomía, y cuáles serán las transacciones a las que se impondrá la limitación, toda esta incertidumbre despierte una sobrerreacción de efectos perniciosos.

Yo, francamente, soy partidario de pensar las cosas bien, y una vez pensadas, comunicarlas y ponerlas en práctica sin más dilación ni dar pie a especulaciones. No jugar a los globos sondas ni a los preparativos. Porque, los que criticamos durante años lo que hacía el gobierno anterior, seguiremos criticando al gobierno actual si hace más de lo mismo, ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: