¿No más desahucios?

Hoy voy a ser otra vez un poco socialmente incorrecto y tocar un tema de esos antipáticos que los políticos siempre esquivan. Estaba comiendo en mi típico restaurante de polígono industrial, con las noticias locales de Madrid en Televisión Española, y por segundo día consecutivo se daba la noticia de un desahucio que ha sido impedido gracias a las presiones de activistas que se han constituido en plataformas  ciudadanas en contra de las ejecuciones hipotecarias. Podéis leer la noticia en prensa aquí. Se cuenta el drama personal de inmigrantes que trabajaban en la construcción, firmaron hipotecas, que pagaban mientras enviaban dinero a su país, y ahora que se han quedado sin trabajo, no pueden ya pagar esa hipoteca. Pero ellos en realidad no es que paguen porque no quieran, sino porque no pueden. Están deseosos de trabajar pero ya se sabe: la crisis.

Que quede claro que a mí también me parece triste que se den todas estas situaciones personales y tampoco creo que sirva de gran cosa que esta gente termine tirada por la calle y con la salida fácil de la delincuencia. Ya toqué este tema anteriormente en un tono creo yo que constructivo.

Ahora bien, que luego no nos sorprenda que los bancos no estén por la labor de conceder préstamos e hipotecas. Si vivimos en una sociedad donde está bien visto que se impidan los desahucios, y donde las fuerzas de la autoridad y los organismos judiciales se ven obstruidos en su labor por este tipo de medidas de presión ciudadanas, amplificadas por la presencia de los medios de comunicación, sesgados en su cobertura informativa, es normal que se cierre el grifo del crédito.

Por ejemplo, cambiando un poco, pero sólo un poco, el punto de mira, vayamos al alquiler. Hace escasamente dos meses, se conocía que  la nueva ley 37/2011, de medidas de agilización procesal, que entraba en vigor el 1 de noviembre del año pasado, iba a servir para obtener el “desahucio exprés” de los inquilinos morosos. El objetivo era animar a muchos propietarios de pisos vacíos que no se atreven a alquilarlos porque saben, por lo que les cuentan o por experiencia propia, que echar a un inquilino que no te paga supone sudor, lágrimas, y fácilmente entre uno y dos años. Yo sé de lo que hablo y tristemente es así.

¿No pensáis que ese propietario de piso, viendo este tipo de noticias, se reafirma en sus temores y llega a la conclusión de que esta figura del “desahucio exprés” son más bien buenas intenciones que realidades?

No hombre, no, me decía aquí un compañero, es que estos activistas sólo se oponen a los desahucios promovidos por bancos. Y pienso yo: claro, es que los bancos son muy malos, usureros, los culpables de la crisis, ya es hora de que les toque pagar a ellos… Esto me suena a Hugo Chávez y compañía, ¿no creéis?

Anuncios

Un comentario

  1. […] “¿No más desahucios?“ plantee el riesgo de que una limitación a los desahucios signifique que los bancos no […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: