Justicia ciega (a la verdad)

Todos tenemos en mente esa típica representación de la Justicia como la diosa Temis, que empuña una espada con una mano mientras que con la otra sostiene una balanza y lleva una venda que le tapa los ojos, simbolizando que no entiende de rango, riquezas o intereses particulares.

Sin embargo, noticias de los últimos tiempos relacionadas con procesos judiciales en nuestro país me producen cierta frustración e impotencia y me llevan a pensar que la justicia a lo que está cegada es a la verdad.

Por un lado, tenemos al juez Garzón sentado imputado en tres causas diferentes por delitos de prevaricación (y además cohecho en una de ellas e interceptación ilegal de comunicaciones en la otra). Es el delito más grave que se le puede imputar a un juez, porque supone que está siendo injusto a sabiendas. Voy a reconocer que Garzón no me produce la más mínima simpatía. El juez estrella, que siempre ha parecido más preocupado por el impacto mediático de las causas que instruía que por la eficiencia en su instrucción. Un juez cuyas causas tienen una sorprendente tendencia a ser objeto de filtraciones, con maliciosa intencionalidad política. Que se permite la desfachatez de dejar la carrera judicial en favor de la política, pero luego volver despechado, después de que Felipe González le utilizara para ganar unas elecciones pero no le concediera el Ministerio de Justicia que anhelaba, y para más inri a su vuelta se dedica a destapar el caso GAL, vengándose así de los que sentía que le habían traicionado. Un juez que proclama su ideología de izquierdas y demuestra con sus hechos que él comparte muy poco de esa filosofía de la ceguera de la justicia, sino que tiene una actuación sectaria hasta el extremo. Que se dedica a retomar el guerracivilismo, a mover causas de otros países como si aquí no tuviera trabajo suficiente, y que pide una excedencia para ganar un buen dinero impartiendo coloquios en Nueva York, para cuya financiación pide dinero al mismo Botín al que luego echa una mano rechazando una querella en su contra. Me parece increíble que un juez así, que ha demostrado cualquier cosa menos imparcialidad, pueda ejercer de tal.

Una de las causas que le sienta estos días en el banquillo es la referente a las grabaciones efectuadas a las conversaciones en prisión entre los imputados por el caso Gürtel (que implica al PP, es decir, a un partido contrario a su ideología política) y sus abogados. Guste más o menos, desde el tronco de nuestro ordenamiento jurídico, la Constitución, se establece un modelo garantista en el que se protege el derecho de defensa de todo acusado y se garantiza la confidencialidad de la relación del abogado con su defendido, con excepciones muy concretas (terrorismo o que haya indicios de que se esté promoviendo la comisión de otros delitos). Su línea de defensa es esto último: que él tenía indicios de que en esas conversaciones se estaba organizando un delito de blanqueo de capitales, y por eso ordenó las escuchas.

Sea cual fuere el devenir de esa causa, lo que me causa indignación es el por qué de los diferentes criterios entre jueces. Porque si bien Garzón no duda en interceptar estas comunicaciones, porque está decidido a conocer la verdad pasando por encima de lo que haga falta, incluyendo derechos considerados fundamentales, sin embargo en el caso Marta del Castillo el juez no se ha planteado algo similar, pese a que no cabe duda desde el primer momento que la defensa de los acusados ha sido urdida con el objetivo de obstruir la labor de la justicia y la Policía y ocultar la verdad, esto es, impedir la localización del cadáver de la joven y de esa manera hurtar el derecho de los padres a un duelo, pero también ocultar la prueba material del asesinato y posible violación.

De modo que ahí tenemos, una familia destrozada, una sociedad indignada y unos jueces que, no me cabe duda que muy a pesar de ellos, han tenido que dictar una sentencia muy poco satisfactoria y que se aleja mucho de cualquier concepto de verdadera justicia que podamos tener en mente. Pero claro, a Gabriela Bravo, portavoz del Consejo General del Poder Judicial, le ha faltado tiempo para decir en Televisión Española que no hay que aprovechar el dolor de la familia para anunciar reformas legislativas. Lo de siempre: en caliente no se debe legislar sino que hay que hacerlo en frío, con pausa y razonadamente. Pero luego en frío los políticos se quedan sin ímpetu y se vuelve a caer en sobreproteger al presunto inocente y abandonar a la víctima a su suerte. Viva la impunidad.

Así que en el fondo, esto de las escuchas tampoco está tal mal… ¿Por qué tenemos que ser tan “buena gente” que le pongamos tan fáciles las cosas a los delincuentes? Oye, si la instrucción fuera completamente aséptica e imparcial, y sólo estuviera preocupada por la verdadera justicia, no por “ganar” o “perder”, tendría que poder supervisar la relación completa abogado-defendido sin menoscabo del derecho a una defensa coherente con la verdad… Claro que de eso no se trata. Tristemente, la labor de la defensa es engañar para salir impune. Y la labor de la acusación es el ataque frontal para conseguir la mayor condena. Y el juez, entre medias, dejando que se desarrolle esta dinámica como en las películas de Holywood, sólo que en la realidad no sólo no ganan siempre los buenos, sino que es más bien al contrario.

Y volviendo al caso Gürtel, ahí tenemos al señor Camps, aburriéndose en el juicio, con lecturas donde pretende hacer ver que ha sido abandonado por los suyos y convertido en cabeza de turco, y todo por unos meros trajes. Lo triste de todo esto es que, efectivamente, desde su punto de vista son unos míseros trajes. Los políticos estarán más que acostumbrados a estos regalos y mucho más valiosos. Y lo que trasluce de todo esto es que les parece perfectamente normal. Pues a mí como ciudadano me parece fatal, qué quiere que le diga. Porque si se les elige es para servir, para dar, no para recibir regalitos y prebendas. Porque quien da algo, ¿no será a cambio de otros favores?

Lo triste es que, en realidad, por lo que tenía que estar Camps sentado en el banquillo es por una gestión derrochadora que ha llevado a su Comunidad Valenciana a la ruina y al rescate velado por parte del Estado, vía aval de sus emisiones de deuda. Claro que igual que Camps, todos o casi todos los gestores políticos tendrían que acabar igualmente rindiendo cuentas por la manera de tirar el dinero con que se han gestionado los presupuestos durante los años de la burbuja inmobiliaria. Pero, espera, que la última reforma del Código Penal que entró en vigor en diciembre de 2010 dice expresamente que las disposiciones relativas a la responsabilidad penal de las personas jurídicas “no serán aplicables al Estado, a las Administraciones Públicas territoriales e institucionales, a los Organismos Reguladores, las Agencias y Entidades Públicas Empresariales, a los partidos políticos y sindicatos, a las organizaciones internacionales de derecho público, ni a aquellas otras que ejerzan potestades públicas de soberanía, administrativas o cuando se trate de Sociedades mercantiles estatales que ejecuten políticas públicas o presten servicios de interés económico general” (como publica hoy El Confidencial). Vale, aquí los políticos se encargan ellos solitos de cegar a la Justicia por si acaso.

Pero más cosas.

Por ejemplo, Urdangarín. ¿Por qué no está ya en el calabozo, si sabemos que ha robado dinero público? ¿Por qué la infanta Cristina no está imputada?

Otro: Del Nido. A este señor le han condenado a siete años de cárcel y: ¿acaso está ya en chirona? ¿No? No sólo no está sino que ni siquiera tiene que presentar fianza. ¿Por qué? ¿Piensas, querido lector, que si tú o yo fuéramos a un banco a robar unas cuantas decenas de miles de euros, nos iríamos tan tranquilos a casita después de que nos pillaran? Ay, amigo, es que hay clases y clases. La justicia no es tan ciega después de todo.

Más: El caso del médico de El Ejido que es detenido por distribución de pornografía infantil, y como si esto fuera lo más normal del mundo, le dejan en libertad y ejerciendo de nuevo su trabajo, que implica atender en urgencias también a niños.

Y más: el mismo día en que se sabe que José Blanco declarará ante el Tribunal Supremo por su presunta (aunque aquí el adjetivo, la verdad, como que sobra) prevaricación en el marco del “caso Campeón”, se le premia con la vicepresidencia de una comisión parlamentaria y un sueldo extra de unos mil euritos al mes. Sí hombre, como debe ser. Y aquí todos tan amigos.

Y en fin, tantos y tantos casos que inundan las secciones de sucesos y de política de cualquier medio de comunicación.

La pena de todo esto es que Justicia y Verdad deberían ser hermanas gemelas, pero uno termina dándose cuenta de que les pasa como en las mejores familias, que son hermanas mal avenidas…

El peligro de todo esto es que fomenta el desapego de la ciudadanía respecto de los políticos, las fuerzas de la autoridad y los organismos judiciales. Y pintadas como la que hoy veía en la calle tendrán más y más impacto: “si te oprimen es porque les obecedes”. Se está alienando a la ciudadanía.

Anuncios

Un comentario

  1. Excelente, pero se queda en notable alto. Le ha faltado profundizar más en algún caso real para sacarse la matrícula. Ya tendrá tiempo de reválidas más adelante…
    Como sea, excelente artículo. Tenemos a nuestra justicia herida de gravedad por una clase política que está claro que no cree en la división de poderes, sino en su mera protección jurídica (y económica).
    Esperemos que la nueva reforma penal anunciada por Montoro para los gestores públicos no quede en una cortina de humo, y que efectivamente todos los gestores de fondos (privados o públicos) asuma la misma responsabilidad por su gestión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: