Deslocalización y empleos

El pasado sábado 21 de enero, el prestigioso diario The New York Times publicó un interesantísimo reportaje (link aquí) titulado “How the U.S. lost out on iPhone work”, que explica el porqué de la decisión de Apple de deslocalizar la producción de sus aparatos tecnológicos en fábricas principalmente chinas.

Lo primero que demuestra este artículo es que los americanos, para los que una tasa de desempleo entorno a un 9% es completamente inaceptable (mientras que a nosotros nos parece inalcanzable por lo baja), más que ponerse a lamentarse y pedirle al Gobierno que le resuelva el problema, se ponen a cuestionar el por qué se está así y el qué se puede hacer para corregirlo. Y no, no es tan fácil como una reforma laboral. Hay más.

El artículo lo que hace es explicar, a través del caso práctico del iPhone, las razones por las que se ha producido una masiva deslocalización de trabajo manufacturero de cualificación media y alta en favor de países asiáticos y China en especial:

  1. Los salarios son bajos. Esto ya lo sabemos todos, y es indudable que hablar de trabajos de jornadas de 12 horas (o incluso 16 horas como denuncia este artículo de El Confidencial) con sueldos de menos de $ 17 al día representan unos costes laborales unitarios virtualmente despreciables si los comparamos con el equivalente occidental. Pero no sólo es esto.
  2. Flexibilidad y disponibilidad. Realmente, si uno lee el artículo, queda claro que el principal motivo por el que Apple empieza a deslocalizar la producción es por la capacidad de respuesta que tiene su subcontratista chino Foxconn a la hora de movilizar cantidades increíbles de personal con carácter inmediato, como la anécdota en la que explican que según llegaba un aprovisionamiento de cristales para la pantalla del iPhone, en la fábrica de Foxconn levantaban a 8.000 trabajadores de la cama a medianoche, les daban una taza de té y una galleta, y les ponían a trabajar de inmediato en un turno de 12 horas.
  3. Máxima cobertura de la cadena de suministros. Una vez que ya se ha generalizado la deslocalización de la producción industrial y tecnológica en estos países, sucede que todo está al alcance de la mano, lo que revierte en menores costes y tiempos más cortos de fabricación. Como explican, “¿necesitas mil juntas de goma? Las tienes en la fábrica de al lado. ¿Un millón de tornillos? A una manzana de distancia. ¿Quieres que te hagan los tornillos un poco diferentes? En tres horas los tienes”. Es decir, una vez lanzado el proceso, ya no tiene sentido plantearse la vuelta porque tanto por costes económicos como por tiempo, lo más eficiente es fabricar en estos países.
  4. Oferta abundantísima de personal de cualificación media y alta. Otro ejemplo impactante es el referente a la necesidad de 8.700 ingenieros industriales necesarios para supervisar a los 200.000 trabajadores de la cadena de producción. En Estados Unidos, estimaban que serían necesarios 9 meses para poder contratar una cantidad así de ingenieros. En China, sólo tardaron 15 días en tener disponible toda esta cantidad de personal.

Lo que es evidente es que estos fenómenos plantean graves incertidumbres en los países occidentales cuando nos planteamos cómo se van a recuperar las cifras de empleo pre-crisis, porque es evidente, después de leer un artículo como este, que todos esos puestos de trabajo y fábricas que se han deslocalizado lo han hecho en un viaje de sólo ida. Las industrias que se han desmantelado lo han hecho para no volver.

¿Y cuál es la solución? Porque se plantean cuestiones muy graves:

  • se observa en todo lo que podemos leer que existe en China y otros países una enorme masa de mano de obra de amplia cualificación, total disponibilidad para el trabajo, con remuneraciones ridículas desde nuestro punto de vista, pero sin duda atractiva para ellos, y en condiciones de semiesclavitud. ¿Estamos dispuestos en Occidente a asumir estas condiciones? Sin duda que no. ¿Cuál es la solución, establecer políticas proteccionistas que impidan la comercialización de productos fabricados en estas condiciones? El proteccionismo no es la solución, y de hecho creo que es una de esas pocas cosas en las que la mayoría de los economistas de distintos espectros ideológicos están de acuerdo. Y aunque éticamente resulte inaceptable que se trabaje en estas condiciones de explotación, también es cierto que quien se opone a ellas no está dejando de ser egoísta, porque en el fondo quiere defender sus derechos y sus privilegios en el primer mundo. Todos esos trabajadores merecen también el derecho a desarrollarse, aunque tengan que pagar un duro precio para alcanzar ese desarrollo. Es innegable que estos procesos de deslocalización y globalización están impulsando el progreso económico de las sociedades asiáticas y empiezan a desencadenar la constitución de una clase media con una mejor calidad de vida.
  • se pone de manifiesto que uno de los males de las sociedades más avanzadas es que se está abriendo un gap de cualificación en su masa laboral. Dado que hay una amplia oferta educativa, los jóvenes que tienen aptitudes tienen más posibilidades que nunca de conseguir una formación superior y una alta cualificación. Por el contrario, quien no se desarrolla en su etapa formativa suele ser quien tiene escasas aptitudes o que simplemente caen en el fracaso escolar por un problema de actitudes, y esos son los que conforman la masa de trabajadores poco cualificados. Así que hay pocas personas con perfil de cualificación media, y los de cualificación baja no son a menudo los más válidos desde el punto de vista de esfuerzo. Todo esto desemboca en que los trabajos típicos de la clase media estén desapareciendo en nuestros países, por la combinación de falta de oferta de personal para cubrirlos, como por la desventaja frente a masas laborales como la china donde se une la inmensidad de la oferta con la máxima capacidad de trabajo.
  • este fenómeno se retroalimenta y va a más, no a menos. A medida que la producción se desplaza a estos países, hay más tendencia a que se crezca allí y no aquí. El caso de la factoría de cristales, que crece exponencialmente gracias al uso de sus productos por Apple y otros imitadores, y que mantiene su fábrica inicial en Estados Unidos, pero comienza a abrir fábricas y crecer en Asia, por la conveniencia de estar cerca de los centros de manufactura de su cliente, es demoledor.

Todo esto me recuerda a lo que planteaba un colega bloguero, @DerBlaueMond, recientemente: el capitalismo contiene la semilla de su propia autodestrucción (leer aquí). ¿Cuál es la solución para nuestros países? ¿Dedicarnos íntegramente a la prestación de servicios? Pero en la era digital, donde los servicios son cada vez menos presenciales y más virtuales, ¿habrá trabajo para todos? Son inquietantes incógnitas.

Y al mismo tiempo, no deja de resultarme paradójico que en países teóricamente comunistas, está siendo la apertura a modelos capitalistas los que están promoviendo el desarrollo de su población. Aunque me temo que se crean grandes desigualdades y unos pocos se enriquecen a costa del trabajo casi esclavo de muchos otros, sí que existe una expectativa de mejora de calidad de vida, gracias precisamente a ese fenómeno en el que el capitalismo daría la espalda a sus sociedades originarias.

Tiempos ciertamente apasionantes los que nos ha tocado vivir, aunque en cierta medida escalofriantes.

Anuncios

2 comentarios

  1. […] asiático por los fenómenos de deslocalización ya no iban a volver. A este tema dediqué mi post “Deslocalización y empleos”, donde os explicaba que mi principal preocupación era que una vez que toda la cadena de valor se […]

  2. […] auxiliares que iban de su mano. Y siempre me pregunto en esta tesitura -recordaréis mi post “Deslocalización y empleos“-: ¿Quién va a crear ahora empleo? ¿Para qué? Se destruye la cadena de valor y desaparece […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: