Mi crítica de “Los idus de marzo” de George Clooney

Se estrena hoy en España esta película dirigida por George Clooney con un gran retraso respecto a su estreno en Estados Unidos (7 de octubre de 2011), así que cuento con la ventaja de haberla visto por aquellos lares. Teniendo debilidad por el amigo Clooney y también por las películas de temática política, no podía perdérmela. Así que aprovecho para haceros una crítica pero tratando de evitar los spoilers.

Aunque en realidad la trama ya la revela el póster con su cita “la ambición seduce; el poder corrompe”. De hecho en México y Perú se ha traducido su título como “Poder y traición“, que ya era suficientemente descriptivo por sí mismo. En España se ha mantenido del original la referencia al asesinato traidor de Julio César, “Los idus de marzo“.

La película parte con el personaje de George Clooney, el gobernador Mike Morris, como candidato en las primarias del partido demócrata en Ohio. La victoria en este Estado va a decidir el curso de las primarias y se da por hecho que el candidato demócrata se convertirá en el próximo presidente de los EE.UU. por la debilidad de la actual presidencia republicana. Se nos presenta al protagonista, Stephen Meyers (Ryan Gosling) como la mano derecha de Morris y el segundo de la campaña tras el líder oficial que es el personaje de Philip Seymour Hoffman. Meyers es un idealista que cree firmemente en que Morris no quiere sólo el poder sino cambiar el país para bien, siguiendo los ideales demócratas (defensa del medio ambiente, de los menos favorecidos, más impuestos a los ricos, etc.).

Ante una premisa así, caben varios caminos, pero Clooney opta por hacer un relato descarnado de cómo el poder político corrompe y se traicionan los ideales por el logro del objetivo que es la victoria electoral. En realidad, nada nuevo bajo el sol, pero es muy meritorio que Clooney, con reconocidos ideales políticos sin duda mucho más cercanos al partido demócrata que el republicano, no haya tomado la decisión fácil de ponerse en la piel de un candidato republicano con lo que la película le habría servido como planfleto político. Hay que decir que haciendo una crítica de los propios resulta mucho más creíble el mensaje: “todos los políticos vienen a corromperse por igual cuando llegan muy alto

La película discurre con un guión muy clásico y lineal, una dirección también sobria y elegante, y un metraje a la antigua de poco más de hora y media de duración (101 minutos con créditos). En la trama destacan los papeles de Hoffman y Giamatti como jefes de campaña (Giamatti del candidato rival), y como era previsible, ya que son de lo mejorcito que hay en el panorama mundial, ambos bordan sus papeles. De hecho, para mi gusto la mejor escena de la película es una donde Giamatti le da un repaso de impresión a Gosling con una lección de realismo con tal crudeza que de verdad que impresiona, y el actor está fantástico en todos los sentidos. Hoffman también tiene un par de momentos brillantes, sobre todo llegando al final de la película.

En cuanto a Clooney, tiene un papel corto y relativamente fácil para él, porque tanto por el porte físico como por su capacidad gestual, el papel de político le viene bordado. Su voz (en V.O., muy recomendable) es además particularmente apropiada. En cualquier caso, ninguna sorpresa. Es un grandísimo actor.

Tiene por cierto un papel breve Marisa Tomei como periodista. Es una actriz que me cae muy bien, pero como le suele pasar ella hace su papel, siempre en la misma línea. Para lo bueno y para lo malo.

Me queda por comentar la pareja de actores jóvenes. Gosling tiene el papel protagonista y la dificultad de evolucionar de un estado de ilusión a otro de decepción y corrupción de sentimientos, y he de reconocer que no me resultó muy convincente en demasiadas ocasiones. Digamos que sufre el síndrome “cara de cartón” en más de una ocasión. Sólo le vi bien cuando tiene que poner cara de póker, así que no digo más.

Y finalmente la guapísima Evan Rachel Wood, que no es que lo haga mal pero que tiene que pagar el precio de un papel que carece de credibilidad, y es la principal crítica que le haría a la película. Desde el punto de vista argumental es el desencadenante de los principales elementos de la trama, y ni la historia de amor con Gosling ni lo que va sucediendo después resulta natural ni por diálogos ni por ritmo. A Wood le toca lidiar con un papel sin profundidad y eso tiene difícil solución, así que se lo perdonamos como actriz.

Resumiendo, es una película amena, con un ritmo ágil, aunque precisamente por ir rápido peca de no dar profundidad a varios de los personajes. En cualquier caso como temática política es interesante y muy cínica a la hora de retratar los juegos de poder y traición en el mundo de la alta política. Se ve un poco lastrada por su actor protagonista y por elementos forzados del guión, pero sólo por las escenas donde aparecen Hoffman y Giamatti vale la pena verla. No será un filme memorable pero tampoco sin duda aburrirá ni dará la sensación de haber tirado el dinero. Un 7 de 10, si tuviera que ponerle nota. Ya me contaréis vuestras impresiones.

Anuncios

Un comentario

  1. Para mi fue un 8,5, me pareció una película muy entretenida, muy bien realizada, y que refleja de forma fantástica -y tristemente cruda- la realidad política. Súper recomendable, incluso si a uno no le interesa la política, como es mi caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: