“Declaración de guerra”, de Valérie Donzelli

Suelo dejar mis reseñas culturales para los fines de semana, pero hoy hago una merecida excepción por el lanzamiento en España del DVD de este fantástico filme que tuve el inmenso placer de visionar la pasada Semana Santa en los míticos Alphaville (vale, sé que ahora se llaman Golem, pero para mí serán siempre los Alphaville en los que me estrené en 1992 viendo “Reservoir Dogs” de un entonces desconocido Tarantino).

Salí tan entusiasmado del cine que no paré de recomendárselo a todos mis amigos. Pero claro, cuando les dices, primero, que es una película francesa, y segundo, que trata de un matrimonio joven que tiene un niño al que le diagnostican un cáncer particularmente agresivo, pues la verdad es que no resulta atractivo así, de primeras. Y en realidad, como ya pretende evidenciar el fotograma elegido para el cartel de la película, no es en absoluto un dramón lacrimógeno, sino más bien todo lo contrario: un canto a la esperanza y la lucha positiva, a ver el vaso medio lleno cuando en realidad está prácticamente vacío.

La película arranca además con un recurso narrativo que es particularmente acertado en este caso: mostrándonos en su primera escena a la madre con un niño de unos ocho años haciéndose un TAC. De esta manera, se evita crear en el espectador una sensación de angustia por lo que se irá narrando acerca de la enfermedad del niño, y se conseguirá que se concentre en lo que nos ofrece la película, que es un viaje por un carrusel de emociones, primero de alegría y optimismo (la narración de cómo la pareja se conoce y enamora), luego de impotencia (el bebé recién nacido, lloroso y cansino), a continuación de incertidumbre (el descubrimiento de la enfermedad), posteriormente el pánico (la prueba y el diagnóstico), para a continuación seguir con la lucha y la esperanza (operación, tratamiento). Y durante todo el proceso, iremos viendo la evolución de la relación de pareja.

La película tiene momentos brillantes, tanto por su realismo (la manera en la que muestra lo difíciles que pueden ser las primeras semanas con un bebé para los padres primerizos, y lo digo por experiencia) como por sus valores artísticos (la escena de la angustia de la madre cuando se llevan a su niño a hacer las primeras pruebas es espectacular a mi parecer), y se beneficia de una actuación muy natural por parte de los protagonistas, una acertadísima dirección de planos, un montaje impecable y un uso magistral de la música. Tiene un par de detalles que resultan un poco desconcertantes, como el uso de la voz en off de un narrador que resulta un poco anticlimático (aunque Donzelli explica que lo hace conscientemente para restar dramatismo y dar carácter de fábula, lo que tiene sentido), el hecho de “hurtarnos” una escena explicando una de las circunstancias que afectan a la pareja (me callo el spoiler por si no habéis visto la película antes de leer esto), y el personaje del amigo del chico que es el menos creíble de todo el guión.

Como os decía antes, la clave de la película es transmitirnos optimismo, esperanza, fuerza de voluntad, y una decisión de tirar para adelante cueste lo que cueste. Sabiendo el espectador que el final será razonablemente feliz, siente la necesidad de traspasar la pantalla y decirle a los personajes que tengan aliento, que no desfallezcan; pero pronto se da cuenta de que no hace falta, porque desde luego positivismo no es lo que falta. Creo que es una película que transmitiría mucha fortaleza a cualquier persona que tenga una persona querida pasando por un difícil trance. Es verdaderamente inspiradora.

De hecho, se da la circunstancia de que el guión de la película está escrito por los protagonistas, Valérie Donzelli (también directora) y Jérémie Elkaïm, y que ellos en la vida real fueron pareja y tuvieron un hijo que también enfermó gravemente, de modo que aunque en las entrevistas que enlazo explican que no es una historia autobiográfica, sí es evidente que se beneficia de la experiencia de la vida real.

Y si me lo permitís, puestos a beneficiarnos también nosotros para nuestra vida cotidiana de experiencias como el disfrute y reflexión sobre esta película, cabría concluir que cuando las cosas se ven tan negras y el pesimismo amenaza con bloquearnos, es importantísimo mantenerse fuertes, crecerse ante la adversidad y empeñarse en salir adelante cueste lo que cueste, subiendo la cuesta paso a paso y sin rendirse al desaliento.

¿Quién diría que una película francesa sobre un niño enfermo de cáncer sería la inspiración ideal para momentos de crisis económica? Pues para mí desde luego lo es. Mi máxima recomendación y lo único que os pido es que por favor os hagáis con el DVD para apoyar a los autores y a la distribuidora que hace un esfuerzo por hacernos llegar el producto, por un precio que equivale más o menos a una entrada de cualquier mediocre película en 3D en el cine (enlace a la tienda online de FnacAmazon, El Corte Inglés).

Y si queréis debatir sobre ella después de verla, ¡por favor haced uso de los comentarios! Estaría encantado 🙂

Anuncios

2 comentarios

  1. Curioso, el ultimo libro que he leído “Viví años de Tormenta” de Fernando Schwartz y de las últimas peliculas que he visto “Camino” tratan ese tema. La verdad es que es un tema que hace que saquen a flor todos los sentimientos, todos somos muy vulnerables con una enfermedad infantil

    1. Gracias por el comentario, Gonzalo.
      “Camino” por cierto es una película interesantísima. Muy polémica y discutida por el tema Opus Dei, pero abstrayéndose de ese punto, como filme es emocionante e implica mucho al espectador. Desde luego a mí me impresionó mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: