La necesidad de citar fuentes y autores en los medios de comunicación

Anoche comentaba por Twitter que leyendo El Economista me había encontrado con que su artículo “Las diez maneras de reflotar la economía española, según los expertos” era en realidad una versión condensada de un texto extenso y muy trabajado de Pablo Rodríguez Suanzes en Mercados de El Mundo bajo el título “Diez recetas para un mismo camino“.


El texto de El Economista menciona el medio de origen del artículo, pero omite dos detalles para mí fundamentales: 1) el autor del artículo ; 2) un enlace al original.

En primer lugar, aprovecho para reivindicar la importancia de que las noticias estén firmadas. Incluso dentro de un mismo medio, uno aprende a considerar más o menos una información dependiendo del autor de la misma. En este caso, @suanzes es un periodista que respeto mucho a la vista de su timeline en Twitter y es para mí importante conocer que él es el periodista que elabora la información, en este caso particularmente valiosa, porque supone una labor de acopiar opiniones de diferentes expertos con distintos enfoques e ideologías.

En segundo lugar, si uno toma en un medio digital una noticia de un origen también disponible en este formato, creo que es exigible que se proporcione el link a la fuente. Internet es un excelente medio para transmitir y compartir información. Tenemos asumido colectivamente una gratuidad en esa compartición de información. Pero el mínimo exigible es ese vínculo al creador inicial de la misma.

El Economista es uno de los medios de comunicación que leo a diario. Suelen escribir en un tono bastante neutral e informativo, y además su página web es agradable a la vista, se actualiza rápidamente y tiene buenas herramientas para consulta de valores y mercados. Pero últimamente hay detalles que no me gustan nada y que están depreciando la valoración que tengo de ellos:

  1. Periódicamente sacan noticias destacadas sobre su liderazgo en audiencia, en un tono particularmente agresivo, como por ejemplo: “elEconomista.es barre del mapa a Expansion.com“. Me parece innecesario y muy poco elegante.
  2. Hurgan en la herida de las miserias de los demás. Me produjo vergüenza ajena leer el pasado 12 de junio lo siguiente: “El Tsunami | Expansión.com se ahoga, se agarra a ElMundo.es y amenaza con hundirle… con noticias del año 2010“.
  3. Publican rumorología de inmediato por ser los primeros pero sin molestarse en contrastar la información. El caso más evidente se dio el pasado 17 de mayo, cuando se hicieron eco de una noticia dada en teoría por la CNBC sobre un hipotético corralito en Grecia. Luego corrigieron la redacción del texto y aclararon que se trataba de un rumor sin confirmar, pero si veis el texto del hipervínculo completo ya podéis saber lo que decía el original: http://www.eleconomista.es/economia/noticias/3973109/05/12/Corralito-en-Grecia-limitada-la-retirada-de-efectivo-a-50-euros-segun-la-CNBC.html
  4. Juegan a ser un agregador de contenidos que se limita a retransmitir y resumir los contenidos de terceros. Ya sea comentando lo que dice el Financial Times, Der Spiegel, el blog de Paul Krugman en el New York Times, lo que escribe Niño Becerra en su La Carta de la Bolsa, etc. Y en general, tengo la impresión de que tiran más y más de agencia (Efe, Europa Press, etc.) y menos de contenidos verdaderamente propios.

La verdad es que da la impresión de que tienen gente que está vigilando Twitter para descubrir contenidos interesantes, y sí que puede tener un cierto valor añadido para los lectores propios el que se hagan resúmenes de esos contenidos, especialmente para aquellos de origen extranjero y donde el idioma puede ser una barrera para muchas personas. Pero, de nuevo, pienso que es absolutamente exigible que se citen las fuentes, lo que como hemos visto es algo que brilla por su ausencia en demasiadas ocasiones. Y también considero que sería bueno que aportasen ellos algo de valor añadido, ya sea en forma de análisis, opinión, o por lo menos interrelación de informaciones. Lo cierto es que para vigilar Twitter ya estamos los propios lectores también, y mi opinión de El Economista se va desinflando a medida que veo que no deja de ser un collage de informaciones elaboradas por terceros.

En cuando a lo de airear los males de los demás, me parece simplemente patético e indigno. Afecta muy negativamente a mi percepción que tiene del medio. En general, cuando una empresa se dedica a publicitar los fracasos de la competencia, algo falla. El que tiene algo bueno per se, concentra sus esfuerzos de comunicación en publicitar lo que tienen ellos de positivo. Os remito a lo que comenté en su momento de por qué no me gusta nada el marketing negativo.

Alguien me podrá decir que todo esto que comento (“tomar prestada” información sin enlazar fuentes, construir tu información a partir de contenidos generados por los demás con bajo nivel de elaboración, criticar a la competencia, tirar de agencias más que de periodistas en plantilla) es un mal creciente que también se le puede achacar a muchos otros medios, presos en general de una crisis sectorial. Pero toca recordar eso de “mal de muchos, consuelo de tontos“.

Estoy convencido de que el futuro del sector pasa por aportar ese valor añadido. El usuario tiene hoy acceso a una gran oferta de contenidos, y ya sea por medio de Twitter o de agregadores de contenidos (como por ejemplo lo que hace la interesantísima aplicación Flipboard) va a poder acceder a la información que quiere de manera rápida. Confío en que este usuario sofisticado sabrá valorar aquellos medios que le aportan un plus e irá descartando a los que no le proponen nada nuevo.

Y por cierto: @eleconomistaes publicó la noticia poco antes de las once de la noche de ayer, y después de que les hice saber mi opinión, más de doce horas después todavía no han incluido ese link que creo que es más que exigible. Me sigue pareciendo muy fea esta actitud. Si estás en las redes sociales, no sólo es para retuitear los halagos. También para asumir las críticas y corregir los errores. Digo yo.

P.S. Buscando una imagen para encabezar el post en la portada del blog, que finalmente he tomado de la propia web del diario, me he encontrado con este artículo en el que se enzarzan en una polémica con el diario El País que a su vez les ha citado y criticado por la publicación de la famosa foto de las hijas de Zapatero. Definitivamente, mal de muchos… epidemia.

Anuncios

3 comentarios

  1. Me ha sorprendido, porque tenía a El Economista por un buen medio.
    Copiar no es malo per sé pero, desde luego, loque no es aceptable es el plagio de textos completos. Utilizar la técnica “copy&paste” a diestro y siniestro para dar contenido a tu medio dice poco en su favor.

    En periodismo, ser “original” no es tener ideas nuevas ni innovar, sino que hagas tu trabajo: informar y opinar sobre un tema, apoyándote en todas las fuentes y referencias que estén a tu alcance. Por mi parte, agradezco un artículo bien documentado, pero nunca la copia literal.

  2. Me ha encantado.
    Ya te he comentado que tengo muchos amigos que toman El Economista como la Bibia de la economía. Ya está bien.
    Una cosa es que nos dejemos tomar el pelo por la casta, y otra bien distinta es que tengamos que comulgar con ruedas de molino a nivel de prensa cuando a día de hoy hay todo un mundo de acceso a la información disponible para cualquiera que tenga un mínimo de interés.
    Ahí, desmontando mitos.
    Muy bien Daniel.

    1. Muchas gracias por el comentario.
      Hay que tener mucho cuidado con informarse sólo con la prensa “mainsteam”. Viven de la publicidad y eso es una esclavitud. Aparte de que con los recortes en personal y medios tiran demasiado del corta-pega y de agencias.
      El Economista está bien porque es fácil de leer y no es exageradamente tendencioso -aunque con el tema Iberia sí son muy parciales, por ejemplo-, pero cogen demasiado prestado de terceros, y no siempre dando crédito.
      En la blogosfera por lo menos tienes gente que da opiniones verdaderamente independiente. Aunque hay mucha paja y mucho exaltado también, claro.
      Hay que cogerlo todo con prudencia y mucho espíritu crítico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: