La perogrullada de la educación financiera

En mi lista de traumas infantiles ocupa un lugar de podio el estudio de los afluentes de los ríos en el colegio. Lo cierto es que desde muy pequeño marqué una clara preferencia por las matemáticas y las ciencias, que aprendía con facilidad a base de comprender y razonar. Vamos, que soy de números, no de letras. Pero si bien siempre tuve buena memoria y me especialicé en la técnica de memorizo -> “vomito” lo memorizado en el examen -> olvido y a por la próxima, lo de los afluentes me costó sudor y sangre. Y mira que en familia viajábamos con frecuencia y sí tenía más o menos claro por dónde andaban el Tajo, el Duero, el Guadiana, etc., pero lo de los afluentes me superaba. Nunca le vi ninguna utilidad práctica a aprenderme todos esos nombres “de memorieta“.

Entiendo que la frontera de qué es “cultura general” y qué es completamente accesorio es un poco difusa. Cada cual tendrá un enfoque diferente. Nos solemos reír aquí en España de que muchos estadounidenses no saben situar a España en Europa sino que les suena más bien a México. Pero sin embargo aquí en el colegio nos conformamos con aprendernos “Estados Unidos, capital Washington” y a correr, cuando en realidad yo considero de cultura general saber situar aproximadamente en el mapa ciudades tan importantes como Nueva York, Los Ángeles, Chicago, San Francisco, Houston, Atlanta, Boston o Seattle, por ejemplo (Seattle por la escena grunge; cosas mías).

Pero algo que me parece absolutamente de perogrullo es que se dé unas mínimas nociones de economía y finanzas. Porque si hay algo que con total seguridad van a tener que manejar todos los niños que estudian en la escuela es el dinero. Y sin pretender que hagan un master, sí que es importante que sepan comprender los diferentes conceptos de interés (nominal, el T.A.E., la T.I.R.), formas de pago, inversiones financieras, formas de endeudarse… En su vida adulta van a tener que afrontar decisiones muy importantes para el devenir de su vida cotidiana relacionadas con estos asuntos, y qué menos que se siembre una semilla en su cerebro adolescente para que al menos les suenen unas mínimas ideas.

Por eso me parece alucinante y que habla muy mal de los partidos mayoritarios el que tenga que ser UPyD quien haga una proposición no de ley para incorporar estas nociones de economía y finanzas al nuevo diseño de la educación secundaria (véase aquí el texto de la Proposición). Y me preocupa que esa mezcla de electoralismo y orgullo ausente de espíritu constructivo tan típica de los partidos mayoritarios pueda poner en peligro el que salga adelante, porque me parece que no cabe duda de la necesidad de solventar esta carencia de la educación secundaria actual.

Porque no aprendemos: si hasta hace nada, mucha gente se ha metido en el lío de las participaciones preferentes o la deuda subordinada sin tener muy claro lo que eran, y creyéndose por un lado muy listos y por otro que sus directores de banco eran intimísimos amigos que les hacían partícipes de lo mejor de lo mejor, ahora se le está metiendo a muchos inversores un gol que a mí me parece muy del estilo: los pagarés. Un instrumento con mejor remuneración que la imposición a plazo fijo de toda la vida, pero que resulta en la práctica ilíquido (no se puede cancelar anticipadamente ni vas a encontrar quien te lo compre a mitad de vencimiento a un precio decente) y que no está cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos (otra cosa es si el FGD podría absorber la quiebra traumática de una entidad financiera, que estaría complicado porque apenas tiene recursos disponibles). Te dirá el banco que “hombre, no pensarás que vamos a quebrar, no hay de qué preocuparse“, que es una reedición de lo que decían de las participaciones preferentes y la deuda subordinada: “esto paga si el banco/caja gana dinero, y ya sabes, si hay un negocio que siempre gana es el de la banca“.

O qué decir de los microcréditos, donde te prestan pequeñas cantidades de dinero en plazos cortos, y sumando el interés (que a menudo expresan en nominal mensual, porque un 1,25% mensual suena mejor que un 16,08% TAE) y comisiones, acaban saliendo niveles de TAE del 10.000%. Sí, sí, en serio, mirad abajo el TAE en pequeñito (y lo ponen porque les obligan por ley, no penséis que es por hacernos un favor):

A lo mejor con un poquito de culturilla financiera, sería más fácil evitar que tanto a ciudadanos de a pie como a algunos inversores poco formados se la cuelen con tanta facilidad.

Y yo desde luego habría preferido mil veces aprender la diferencia entre interés nominal y TAE a estudiar los malditos afluentes de los ríos.

Anuncios

6 comentarios

  1. Las reformas en la educación son obligadas en muchos apartados, y desde luego las nociones de economía a mi me hubieran venido genial, porque soy un taruguete en ese tema. Pero como esto, otras muchas cosas que habría que poner, y otras que quitar. El tema de la educación en nuestro país es súper delicado, y como al de la investigación y desarrollo (bases del crecimiento, creo yo, de cualquier país) están muy mal cubiertos en España 😦

    1. En efecto: 😦

  2. Ricardo · · Responder

    Y aprender a hablar en público, que estoy cansado de ver gente muy válida que no puede darse a conocer en foros nacionales (y para qué te voy a contar internacionales), y es imposible porque no puede decir ni hola coherentemente ante una audiencia,, eso cuando se atreve, que lo normal es que no se atrevan,

    1. Tienes toda la razón. Hablar en público es una habilidad importantísima y que salvo que hayan cambiado mucho las cosas desde que estuve en la universidad, no se practicaba nada. Gracias por el apunte.

  3. Antonio Cabrales escribió un post sobre el tema hace un tiempo. Al parecer, para este año PISA va a añadir al examen de mates, al de ciencia y al de comprensión lectora uno de destreza financiera.

    El post de Cabrales: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=9664

  4. […] mudado cuando hubiese querido, frente ahora que estoy encadenado a un activo ilíquido). Pero como a los jóvenes no se les proporciona ningún tipo de educación financiera, ni los medios lo transmiten (¿quizá porque no interesa?), el prejuicio se mantiene. Alquilas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: