Puntos de inflexión para Apple

Ya tenemos aquí el iPhone 5. Hoy tendremos las típicas imágenes de colas en las tiendas Apple en diversos lugares del mundo, compradores orgullosos, gente echándose las manos a la cabeza cuando oyen que hay gente haciendo cola desde horas y días… No cabe duda de que va a ser un éxito apabullante de ventas y ya en las reservas quedó claro que iba a superar con creces las cifras iniciales del 4S, que a su vez eran ya por mucho las mejores de la saga.

Por lo que se ha podido leer, el iPhone 5 es una maravilla de smartphone. Parece que impresiona sobre todo lo fino y lo ligero que es. La calidad de acabado es espectacular, por lo que se deduce del vídeo promocional en la web de Apple. Yo, de hecho, como fabricante industrial, y siendo muy consciente de la problemática insalvable de las tolerancias de fabricación, me quedé boquiabierto con las técnicas que describen en ese vídeo, hablando de seleccionar entre 725 configuraciones diferentes con la ayuda de cámaras de altísima resolución para alcanzar precisiones al nivel de la micra (milésima de milímetro). La capacidad de proceso ha crecido, y sumando la integración perfecta con el sistema operativo, no me cabe ninguna duda de que será el smartphone más rápido del mercado en el uso práctico, ahora y durante una temporada. Y al mismo tiempo parece que han conseguido mantener el tiempo de duración de batería, lo que es un mérito con menos volumen, menos peso, más superficie de pantalla y más capacidad de proceso.

En definitiva, un producto técnicamente extraordinario, que hará las maravillas de todos los fieles usuarios del ecosistema de la manzana y que se integrará con el resto de productos Apple y su iCloud de forma impecable.

Pero hay algunos detalles en los que observo un cierto punto de inflexión entre el Apple al que nos acostumbró Steve Jobs y este Apple de Tim Cook -aunque sea un poco injusto culpar ahora a Cook de los cambios, ya que la hoja de ruta venía marcada desde antes-, en línea con aquella pregunta que me hice hace ya un año sobre si el éxito de Apple era sostenible:

  • El iPhone 5 es un perfeccionamiento de lo anterior, pero en realidad a nadie le parece un producto completamente nuevo. No es disruptor. Es un “si no está roto, ¿para qué arreglarlo?” más que un “think different!“. Intachable y perfectamente lógico. Pero… no es a lo que Apple nos fue acostumbrando durante años y lo que le ha llevado al pedestal en el que está situado.
  • Hubo montones de rumores sobre el lanzamiento. Se filtró la fecha del evento de presentación, la fecha de inicio de comercialización, las características, fotos, detalles técnicos muy concretos… Y todas las filtraciones eran ciertas. Y no hubo un “one more thing“, un “algo” sorpresivo, imprevisto, novedoso. Como apuntó acertadamente @javipas en su blog Incognitosis, la gestión de secretos en este caso ha brillado por su ausencia. Que no es que pase nada… Pero no es a lo que Apple nos tenía acostumbrados.
  • La pantalla ha crecido, pero sin sacrificar tamaño, ni peso, ni batería. Fabuloso. Pero al crecer sólo a lo largo, se apreciará la ventaja en vídeos (el formato ahora es 16:9) y en las aplicaciones nativas así como las que se vayan adaptando, pero tampoco se gana tanto en el punto de vista de la visualización. Y con esa estrategia de “one size fits all“, es decir, de un único modelo de iPhone, los que quieran una pantalla más grande (como un servidor que por eso migré al Note) dirigirán sus miradas con creciente interés hacia las alternativas de todos los competidores, con modelos de más de 4 pulgadas a precios más competitivos y tamaños y pesos perfectamente manejables. De nuevo, estamos ante una mejora que en realidad está muy difuminada y no está nada claro que supere al producto de la competencia, que es algo en lo que en el pasado no cabía duda alguna.
  • Al tiempo que sale el iPhone 5 tenemos la actualización de iOS 6, con numerosas mejoras, afianzándose como el S.O. más “user-friendly“, más sencillo en su uso cotidiano -aunque está por ver si Windows Phone 8 es tan amigable como promete y le pueda incluso superar en ese sentido-, pero tenemos desde ya montado un importante pitorreo con el gran fiasco de la actualización: la supresión de la aplicación de mapas de Google en favor de una propia que por lo que vemos está de momento un poco verde. Alguien dirá que tiene un enfoque 3D enormemente prometedor y que con seguridad va a mejorar a toda velocidad… Pero ¿no os suena eso a la típica cantinela de Microsoft? Sacar un producto “a medias” para irlo parcheando sobre la marcha aprovechando el testeo gratuito de tus clientes, en vez de afinarlo y perfeccionarlo internamente hasta que el producto que sale al mercado es insultantemente impecable, que es lo que caracterizaba la filosofía detallista hasta extremos enfermizos de Jobs.

[Inciso: se puede instalar Google Maps en el iOS6, así como otras funcionalidades como Street View, y por otra parte cabe preguntarse si el cambio de aplicación se debe sólo a una decisión unilateral de Apple en un paso más de una tendencia monopolística que recuerda los tiempos hegemónicos de Microsoft, o sin embargo sea el propio Google el que fuerce la situación contando con que sirva para poner una piedra en el camino de su plataforma competidora. No es nada descartable esto último].

Me resulta en cualquier caso significativo que estamos hablando de un nuevo producto que no parece tan nuevo, un lanzamiento con cero sorpresas y escasa innovación percibida, y un agujero evidente de software que significa un paso atrás en la experiencia de usuario. Podemos decir que por primera vez sale un iPhone y no es incontestablemente el mejor smartphone del mercado. Admite discusión. Y eso es un ligero punto de inflexión.

Suelo comentar, hablando a menudo de cine o música, que el éxito de una película o de un disco depende muchas veces más de lo contentos que se quedaron los espectadores u oyentes con el anterior producto de la misma saga, el mismo director, o actor protagonista, o grupo musical, que del valor intrínseco de la propia novedad, sobre todo en sus primeros momentos de vida comercial. Luego ya se van poniendo las cosas en su sitio. Y si el nuevo producto no está a la altura y no satisface, en realidad ese producto ya se ha vendido y ya ha sido un éxito. El bajón se notará en la siguiente iteración comercial.

Bien, no me cabe ninguna duda del éxito del iPhone 5 porque atraerá compras repetidas de clientes satisfechos de Apple y anteriores modelos de la saga, y porque captará nuevos clientes que siempre han deseado tener este teléfono, que es algo más que un producto: es todo un símbolo.

Pero tienen que cuidar estos flecos que se van abriendo para no desgastar esa percepción tan favorable. No me gustó la cuestión del juicio de patentes y creo que despierta un cierto sentimiento contrario, como ya comenté en un post anterior. Tampoco me gustan detalles como que al cambiar el conector (algo técnicamente justificable después de tantos años para optimizar velocidades de transferencia y reducir volumen) no sólo no tengan el mínimo detalle de incluir un adaptador gratis (como recuerdo que hizo Nokia cuando cambió el diámetro de su conector de alimentación hace años) sino que cueste la bromita de 29 €, dejando obsoletos a numerosos accesorios y obligando a la gente a pasar por caja o esperar “a los chinos”. Como me decía @basadonis en un tuit, es todo un “exfolio“.

Así que los que estoy seguro de que están ahora mismo tan contentos son los de Microsoft, que tienen una ventana de oportunidad increíblemente diáfana para dar el campanazo con su WP8, más aún ahora que se sabe que no sólo va a ser Nokia, sino también HTC y Samsung, los que van a apostar fuerte con modelos de gamas media y alta desde el principio para ese sistema operativo. Y va a llegar en un clima muy receptivo por parte de la comunidad techie. Realmente sería un importante soplo de aire fresco encontrarse con algo verdaderamente novedoso y diferente, que es desde luego lo que no ha conseguido transmitir este nuevo producto de los de Cupertino.

Anuncios

Un comentario

  1. […] smartly managed by Apple… And now that it has been announced, it is awesone the amount of critics, reviews and reviews it has […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: