Escuchar música: la importancia de los auriculares

Estoy en estos instantes disfrutando de la escucha del álbum Fade de Cloudkicker, por cuyo descubrimiento estoy en deuda con @Milgrom y @olid16, y tras apreciar un espectro sonoro muy amplio desde los graves hasta los agudos, me he puesto a probar con los diferentes auriculares que tengo y es alucinante lo que puede llegar a cambiar la música en función del equipo con el que la escuchas.

Influye todo, desde el origen del sonido. Empezando por el principio, no es lo mismo escuchar un vinilo que un CD o un fichero digital, y dentro de este último también se pueden apreciar diferencias entre escuchar un FLAC (sin pérdida de calidad pero de gran tamaño) o un MP3/AAC comprimidos, y dentro de los MP3 también se pueden distinguir niveles de calidad entre un 320 kbps (a la altura de un CD salvo para oídos muy exigentes) y compresiones mayores como 192 kbps (para mí ya inaceptable). Pero esto es un mundo que daría para mucha discusión -aunque apasionante, eso sí-. Yo, hoy por hoy, escucho prácticamente todo en MP3-320. Incluso cuando compro un CD físico, lo primero que hago es pasarlo a formato digital para tenerlo en mi móvil, en la radio del coche (que tiene disco duro), en los ordenadores, etc. Y aunque aprecio mucho la música, no puedo decir que aprecie la diferencia con el original sin compresión (quizá por el punto siguiente).

El segundo elemento crítico es el equipo reproductor. He tenido el privilegio de conocer desde niño a la gente de Studio-22 en la calle Colombia de Madrid y he podido ver unos equipos de música alucinantes, de precios desorbitados pero con unas calidades de sonido espectaculares, como ellos mismos te demuestran en la tienda. Claro que es difícil reproducir a escala doméstica las condiciones de escucha que ellos tienen. Pero indudablemente sonará mejor la música con equipo de alta fidelidad con un reproductor de CD o un tocadiscos de alta gama, un preamplificador y un amplificador separados, cables de alta calidad y bafles de primera clase como los que ellos venden.

Yo, en realidad, termino escuchando la música la mayor parte del tiempo en el coche, que aunque tiene un buen equipo de música y altavoces, no es que sea el mejor entorno por el ruido del motor, el sonido de rodadura y el rumor aerodinámico en marcha. Tampoco son condiciones ideales.

Y cuando lo hago fuera del coche, es con el móvil o el ordenador, que no es que sean equipos de alta fidelidad. Pero sí tengo la suerte de haber invertido por lo menos en unos buenos cascos.

Sennheiser HD545 Reference

Mis favoritos son unos Sennheiser HD545 Reference. Son auriculares de diseño circumaural (para entendernos, las orejas quedan completamente dentro de la almohadilla del auricular) y abierto (tiene una rejilla que deja escapar el sonido hacia fuera) y con ello son tremendamente cómodos de llevar y de escuchar, aunque sean aparatosos. Suenan fabulosos, con un poco de “vidilla” extra a los agudos pero sin desvirtuar el sonido, y con un rango muy amplio y fiel. Siendo abiertos se pueden escuchar a un volumen alto sin hacer daño a los oídos, porque digamos que el sonido tiene salida, pero ciertamente puede molestar a quien esté cerca. Así que sólo los uso cuando estoy en casa y en condiciones de privacidad.

Monster Miles Davis Trumpet

Para llevar encima sin que abulten y escuchar fuera de casa estoy entusiasmado con los Monster Miles Davis Trumpet, que son intrauriculares del tipo “in-ear”, donde se introduce el elemento sonoro dentro del canal auditivo. Para mí es el sistema más cómodo dentro de los “pinganillos” (salvo para hacer deporte donde sería mejor el sistema de clip) y con el que se consigue un sonido más fiel, a la vez que se aísla bastante bien del sonido externo. Los Trumpet, más allá de su diseño un tanto extravagante que te pueden gustar más o menos, tienen una calidad espectacular de sonido, increíblemente fiel en los agudos y medios y muy potentes en los graves, así que son tan buenos o incluso mejores que los Sennheiser en puro sonido, aunque no tan cómodos de llevar. Son abiertos (también tienen una pequeña rejilla para que el sonido tenga salida de la carcasa) así que se pueden escuchar muy bien a alto volumen sin “pellizcar” el tímpano ni distorsionarse, pero a cambio pueden llegar a molestar un poco a un vecino muy próximo ya que se filtra la música hacia fuera. Y como por su diseño son alargados, no terminan de ser cómodos si estás tumbado apoyando la oreja sobre una almohada. ¡Ah! Y tienen unos cables que no se enmarañan, así que son muy prácticos en ese sentido.

Grado GR10

Para condiciones donde quiero movilidad, comodidad y además no molestar, aislarme al máximo del ruido exterior e incluso poder quedarme dormido con los auriculares puestos, tengo los Grado GR10, que siendo pequeñitos y cerrados son perfectos para ello. La verdad es que según las críticas (y por precio) deberían ser mejores que los Trumpet, pero en mi experiencia es posible que en los medios esté al mismo nivel, pero en los bajos no es tan potente y sobre todo mi queja es que los agudos suenan a lata. Unos platillos pierden muchísima limpieza y nitidez frente a los Trumpet o los propios Sennheiser. En ese sentido, me parece muy discutible su precio.

La pregunta inevitable es: ¿vale la pena pagar los 125 € del equivalente actual de los Sennheiser, los 275 € de los Trumpet o los 389 € de los GR10? Entiendo que habrá quien lo discuta (yo lo veo claro en el caso de los GR10 que no valen a mi juicio lo que cuestan), pero lo cierto es que son equipos de una larga vida útil (mis HD545 los tengo desde hace 15 años y sólo he tenido que cambiarle el cable una vez y pronto tendré que sustituir las almohadillas, para las que Sennheiser todavía tiene repuesto) y que permiten disfrutar enormemente de la música. Para un buen audiófilo, sin duda será una excelente inversión que le proporcionará muchas horas de satisfacción.

Y antes de acabar… No olvidéis que muchos de los buenos auriculares tienen un tiempo de rodaje (el famoso burn-in que algunos discuten pero que yo he podido comprobar personalmente) en el que no se deben poner a tope de volumen y durante el cual sus membranas van consiguiendo la flexibilidad necesaria para dar lo mejor de sí mismos, así que no os preocupéis si de primeras decepcionan un poco. Siempre podéis dejarlos un par de días sonando un bucle de “pink noise” (buscad en Google y ya veréis) y así el rodaje no lo tenéis que hacer sólo a base de paciencia.

Anuncios

9 comentarios

  1. Sennheiser siempre ha sido una marca excelente en cuanto a calidad de sonido en auriculares y micrófonos (a la par con Shure o AKG). Ahora, a no ser que me dedicase profesionalmente a ello, ni loco pagaría más de 50€ por unos auriculares. Para los juegos de PC utilizo unos Turtle Beach muy funcionales (pésima ergonomía, comprados 2 veces y 2 veces rotos por la misma pieza giratoria que ajusta sobre la oreja, pero suenan bien) de 29€, para películas unos JVC de 19€, y para edición musical unos Technics de respuesta bastante plana, porque aquí si es importante escuchar con la mayor calidad posible (no recuerdo el precio, pero no superaba los 50€).

    1. Jaja… Supongo que cada cual tiene sus prioridades, y la música está muy arriba en las mías. Te aseguro que no me arrepiento de haber invertido en mis cascos pero entiendo tu postura. Gracias por comentar.

  2. Jorge Gómez · · Responder

    Si buscas Sennheiser HD545 Reference en Google, sale este artículo como tercera referencia. Toooooooma ya! 🙂

    Pide a Sennheiser que te regalen unos HD 800 por facilitar la promoción de su compañía… o dos, y me regalas uno a mi 😉

    1. Pues siempre he pensado que unos HD800 o los HD600 tienen que ser un sueño… Pero sólo tienen sentido con un equipo de alta fidelidad de verdad. Para un iPod, el ordenador o un smartphone, diría que los HD598 son más que suficientes.
      Y sí, señores de Sennheiser, encantados de que nos manden dos unidades a Jorge y a mí 🙂

  3. Nacho · · Responder

    Firkilandia…tenéis el oído muy fino me parece a mi! jajajajaja. FELIZ NAVIDAD!

  4. Emilia Mejia · · Responder

    Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacate@gmail.com

    Felices fiestas!! besoss!!
    Emilia

  5. hola muy buen block te felicito solo quiero preguntarte algo yo tuve unos moster david guetta y sonaban de maravilla con trans y hip hop y un poco de pop par para la gama de rock y metal horribles me dicen por hai que son los mas adecuados y ecualizados de toda la gama moster pero megusta el estilo lindo y unico de la trompeta solo quiero tu poinion si suenan bien con rock melodic , metal o son orribles tambien como los david guetta para estos generos me puedes hechar una mano con eso te lo agradeceria ya que deceo comprarlos depende de tu opinion o solo estan hechos para el jazz

    1. Hola, Alex. Yo escucho mucho rock y metal y te puedo asegurar que estoy encantado con los Monster Miles Davis Trumpet. No potencia tanto los graves como ahora está tan de moda pero sí que les da un toque extra de presencia igual que a los agudos, como si en el ecualizador hicieras una forma de sonrisa. Eso le va perfecto al metal para mi gusto.
      Te felicito por saber apreciar que distintos tipos de música se benefician de diferentes ecualizaciones. Un saludo.

  6. […] se venden como gama alta, cuando en realidad no lo son. No soy muy de auriculares (Daniel Cuñado hizo hace tiempo un buen post al respecto), pero cuando he buscado alguna vez referencias no he oído ninguna recomendación destacada de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: