Otro post-denuncia

He comentado varias veces que lo único que pido como empresario no es que nos subvencionen, lo que crea a menudo efectos perversos, sino que nos dejen en paz y que más que promover artificialmente la creación de empresas lo que exista es un ambiente en el que los negocios que funcionen y sean sostenibles tengan posibilidades de crecer.

Estos días estoy muy cabreado con varios ejemplos de amigos muy cercanos a los que el Estado le está haciendo la vida imposible.

Uno de ellos está hoy en el paro porque, entre otras cosas, su empresa se ha visto financieramente estrangulada por la acumulación de impagos desde las Administraciones Públicas. Una historia muy frecuente y particularmente indignante toda vez que se promulgó una Ley de Morosidad que en teoría iba a servir para regularizar estas situaciones y que es un caso más del nulo papel ejemplarizante de los poderes públicos en el cumplimiento de sus propias leyes. Como titulé hace tiempo, más que en un Estado de Derecho parece que vivimos en un estado de no-hay-derecho. Al final la dichosa Ley de Morosidad sólo sirve para que a empresas pequeñas nos aprieten los proveedores más grandes forzándonos a aceptar plazos cortos de pago, pero tanto los clientes públicos como muchos grandes clientes privados se la pasan por el forro. Y aquí no pasa nada. Si te quejas, te quedas sin negocio. La ley de las lentejas (o las tomas o las dejas), esa sí que funciona bien.

Pero el segundo ejemplo me tiene encendido. Os lo cuento. Uno de mis proveedores de toda la vida era una empresa que tenía un taller muy majo en Torrejón de Ardoz. Os estoy hablando de los años 70-80 (realmente desde antes, pero mi padre empieza a trabajar con ellos en esa época). Pero en los años 90 se decide por parte del ayuntamiento promover un plan urbanístico que convertiría la parcela en la que estaban situados en una zona residencial y deportiva. Empiezan entonces negociaciones para la expropiación, que se van poniendo complicadas porque nuestros amigos no tenían ninguna gana de marcharse de donde estaban. Influyen también tensiones políticas ya que su ideología es justamente la opuesta de los que mandan en el gobierno municipal. Finalmente, el tema acaba mal y les expropian por la fuerza, permutando los terrenos por otros de calificación industrial pero en una zona francamente poco interesante para ellos.

Finalmente cierran el taller antiguo y tienen que desechar buena parte de las máquinas, cuyo traslado era demasiado costoso. Fallaron a la hora de gestionar la transición y tuvieron unos meses perdidos hasta volver a estar operativos, con lo que perdieron muchos clientes. Finalmente fuimos nosotros mismos los que les echamos una mano para volver a arrancar, alquilándoles una nave a un precio muy ajustado y dándoles trabajo de nuevo. Poco a poco retoman la actividad, y como son muy buenos en lo suyo, van recuperando cartera de clientes, aunque nunca volverán a ser lo que fueron.

En la empresa trabajaban un padre y sus cuatro hijos, pero con toda la movida del cierre y reapertura ya sólo quedan los dos hijos menores. El padre se ha jubilado y los dos mayores se dedican a otras historias, relacionadas con el boom inmobiliario (uno a movimiento de tierras y otro a transportes). Que por cierto están hoy por hoy a dos velas, pero esa es otra película.

El caso es que visto que los dos hijos pequeños van saliendo adelante, el padre decide ayudarles. Compra una parcela y construye una nave para que los hijos trabajen en ella. Les alquila la nave a un precio muy ajustado. ¡Normal siendo un padre que hace negocios con los hijos!

Pues mira por dónde, a nuestra querida Hacienda Pública esto no le parece bien. Le han hecho una inspección al padre y han detectado el alquiler declarado por 500 € al mes, y les ha parecido poco. Con unos cálculos del Gran Capitán -cuya copia he visto y son para echarse las manos a la cabeza de totalmente ajenos a la realidad presente- han determinado que el alquiler a precios de mercado tendría que haber sido de 3.300 € al mes y entre IVA, IRPF y retenciones no practicadas, le ha caído una sanción de gran cuantía tanto al padre como a la empresa de los hijos.

Estamos hablando de gente “a la antigua” y ya que no están de acuerdo lo que han hecho ha sido negarse a pagar. Grave error, porque ahora el padre se ha encontrado con las cuentas embargadas y los hijos se han tenido que enterar por nosotros de que se ha mandado una carta a sus clientes y proveedores desde la Agencia Tributaria reclamando que todas las deudas que tengamos contraídas con ellos se las abonemos a Hacienda ya que existe un impago. Esta carta tiene un impacto gravísimo porque produce una desconfianza total sobre la estabilidad financiera de la empresa. Yo, francamente, cuando la recibí, di por hecho que estaban a punto de cerrar. Pero como tengo confianza con ellos se lo planteé y ellos me han dado pruebas de la situación (me han enseñado todo el papeleo). Apuesto no obstante que otros proveedores les retirarán el crédito de inmediato, y más de un cliente se asustará y dejará de contratarles por si les dejan con trabajos a medias.

Así que no sólo les están robando (porque ni de bromas el precio de mercado serían lo que dice la AEAT sino como mucho la mitad) sino que les están comprometiendo el futuro. Lo que hay que hacer, claro, es pagar primero e iniciar la vía contencioso administrativa después. Pero el dinero por delante. Es lo que hay.

Y lo tremendo, lo verdaderamente asqueroso, es que vivamos en un país donde un padre no pueda alquilar un bien a sus hijos al precio que le dé la gana. Me revuelve el estómago. Aquí tenemos mucha menos libertad de lo que queremos creer.

P.S. Esto les pasa por tontos. Si en vez de declarar el alquiler no lo hubieran mencionado en ninguna parte, y hubieran movido dinero “B”, seguro que nadie les había pillado. No se puede ir de bueno por la vida. Está claro.

13 comentarios

    1. Normal. Es una vergüenza. Pero es lo que hay…

  1. Jokin · · Responder

    País de pandereta. Lo de la “clase” política es LAMENTABLE, sólo miran cómo continuar enriqueciéndose ellos, y como estrujar a la clase media, a la alta no porque son ellos mismos. Y a la baja también, pero no demasiado que cada vez son/somos mas y eso representa muchos votos!!
    Algo debería de suceder para que se den cuenta de lo que están haciendo.
    Y los alquileres “sociales” que propugnan ellos?? También tendrén que hacer frente a esto, no?? Ah!! No!! que ellos van a parte!!

  2. Santiago · · Responder

    Estamos haciendo en mi empresa (consultora inmobiliaria) algunos informes relativos a circunstancias similares para algunos clientes.
    Quedo a tu disposición si necesitas/an ayuda.
    Un saludo,

    1. Gracias. Se lo comento a mis amigos por si les puede interesar. Un saludo y gracias por leer el post.

  3. Es kafkiano, no me sale otra expresión. ¿Y si un padre no quiere cobrar alquiler a sus hijos? ¿Está obligado por alguna extraña razón a ello?

    1. Pues ya ves. En esto hay presunción de culpabilidad. Hacienda da por hecho que cobrar, cobras, y si no lo declaras es porque es en B. Y en cualquier caso toca liquidar impuestos.
      Ya sabes: “cree el ladrón que todos son de su condición”.

  4. Mariano el Diletante · · Responder

    Personalmente sufrí una inspeccion de una hacienda foral en la que decidieron que, “según su experiencia” las empresas del sector facturan un 30% en B, y que por lo tanto “la empresa debía un 30% del IVA de los últimos 5 años”. Más recargos y sanciones.
    Presunción de culpabilidad (y, a Dios gracias, muy poquitos conocimientos de matemáticas). Indignante. La empresa sigue existiendo pero con un 10-12% de la plantilla que llegó a tener.

    Otro ejemplo. Realizo un arrendamiento de una VPO en nombre de un cliente y apoderado por este mediante un poder notarial. A los años me reclaman A MÍ el IRPF por los ingresos de ese inmueble “de mi propiedad” (sic). Y yo tengo que demostrar, a través de los registro PÚBLICOS (de la propiedad, de la vivienda en el departamento de vivienda de turno) que el piso nunca ha sido mío.
    Presunción de culpabilidad y venga a explicarles a los bancos con los que trabajo por qué han recibido una consulta de posiciones a mi nombre.

    1. Tremendo… ¡Gracias por la aportación!

  5. Patricia · · Responder

    Es indecente e indignante que a un pequeño empresario lo estrangulen de esa manera mientras que al duque de palma (que encima es vulgar y se pitorrea de su ducado en privado) no consiguen embargarle su palacete porque primero haya que comprobar que verdaderamente sea de él. La corona nos “cuela” a un ladrón (por no hablar de Amy Martin, Ana Mato, Bárcenas, etc.) y a un pequeño empresario hay que calcularle en cuánto debe alquilar su propiedad a quién sea… alucinante.
    Ojalá se arregle para tus amigos.

    1. Está claro que es mucho más fácil meterle mano a gente corriente que a personalidades o grandes empresas.
      Por eso por lo menos toca quejarse, por si poco a poco se puede crear una sensibilidad hacia el cambio.
      Gracias por la aportación🙂

  6. Bueno, yo este año he descubierto dos grandes hitos fiscales:

    1) Pagar tasa de basuras por una plaza de garaje (aquí en Toledo; supongo que aprendiendo del maestro sableador Gallardón, ex alcalde de la Villa y Corte).
    2) Pagar, a estas alturas de pinchazo de la burbuja inmobiliaria, una buena cuantía, en un pueblo de La Sagra toledana (muy deprimida, ya que el sector más importante era la construcción de cemento y ladrillos), por REVALORIZACIÓN de terrenos. Se han ‘revalorizado’ en la cuantía que el Catastro determina (absoluta y estrictamente arbitraria, más aún teniendo en cuenta que en realidad se han depreciado, y mucho).

    1. Tela😦
      Gracias por el comentario Ian🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: