Intrahistorias

Me contaba el otro día mi admirada @martagllera, la joven autora de ese fresco y estimulante blog que es Trenzando, la intrahistoria de uno de sus entradas del blog, lo que me permitía darle una lectura adicional que se me estaba escapando, y yo le decía que me parece muy interesante conocer ese contexto en el que se escribió un post, o en general las circunstancias que rodeaban la producción de cualquier obra artística o creativa. Te da claves adicionales de interpretación y te enriquece la apreciación de la obra con numerosos matices.

Soy partidario de “recibir” primero cualquier obra literaria, musical, cinematográfica o en general cualquier expresión artística o creativa de una manera lo más desnuda posible, para poder tener una primera impresión libre de todo prejuicio y crearme una opinión propia y no condicionada. Pero hecho eso, sí me gusta leer otras críticas, interesarme por la valoración que han hecho otras personas, qué han sabido ver e interpretar… Por ejemplo, soy muy aficionado a consultar la web SongMeanings, como hace poco comentaba (y coincidía) con ese gran tipo que es @sinisterpoint, para disfrutar de las lecturas personales que hacen otros fans de las letras de las canciones que me gustan, o para descubrir datos revelados por los propios compositores sobre lo que la canción pretende significar en realidad (aunque las mejores canciones son aquellas que permiten que cada oyente le dé su propio sentido).

Así que dentro de esta dinámica, poder conocer de primera mano, del propio autor, ese contexto y circunstancias de una obra -lo que llamaríamos intrahistoria-, es algo que a mí personalmente me gusta mucho. Me decía Marta que ella no lo tenía tan claro, pero a mí personalmente me gusta incluso aprovechar cualquier comentario para revelar esas particularidades que han condicionado cada artículo que aquí publico.

Todo esto me ha venido a la mente porque hoy, gracias a esa dinámica tan bloguera de interactuar con otro apreciado autor como es @javipas con su “Los inútiles abundan”, se ha reactivado un post del que estoy muy orgulloso: “Sin miedo a rodearse de los mejores”, . Inmediatamente me ha venido a la mente que lo escribí en una sala de espera del aeropuerto de Atlanta (EE.UU.), pensando en lo poco brillante que me parecía la selección de colaboradores que había elegido Mariano Rajoy para su gobierno (pensad que el post es de diciembre de 2011). Y sin embargo mi reflexión es de base empresarial, no política, y la “chispa” desencadenante se queda casi en un apunte al margen al término del mismo. Pues como comentábamos Marta y yo, muchas veces los textos parecen escribirse a sí mismo, como si tuvieran vida propia. Que es lo bonito y lo más estimulante al escribir: esa sensación de que algo inmaterial (la inspiración) toma control de tu creación y la pilota por ti.

Aunque sin dejar de recordar que esa vida del blog se alimenta verdaderamente de vuestras lecturas y comentarios, sin los cuales nada de esto tendría mucho sentido. Muchas gracias por estar ahí.

2 comentarios

  1. Muy buen post, y estoy de acuerdo con tu forma de apreciar cualquier expresión artística, porque de hecho es lo que trato de hacer cada vez que escucho un disco, veo una película o leo un libro. Lo primero es enfrentarme a la obra en cuestión, tal cual. Me encanta que me recomienden cosillas, y aunque a veces me informo muy brevemente sobre lo que voy a ver/escuchar, generalmente prefiero saber cuanto menos mejor.

    Cuando estoy en ello, dejo que las emociones (sean positivas o negativas) fluyan, y así me voy una opinión (la mía, la personal). Ya luego viene el arduo (vale, lo admito, en realidad no lo es, porque me encanta) “trabajo de investigación”, para saber qué le pasaba por la cabecita al artista en cuestión para crear, qué circunstancias personales tenía, cuál era su intención, etc. A veces entiendes mucho mejor una obra (me ha pasado con algunos discos que de primeras no me entraron demasiado bien), aunque en otras ocasiones lo que hace esa “investigación” es dejarte más confundido si cabe. Pero siempre merece la pena.

    Luego están las percepciones de los demás, para lo que internet y las nuevas tecnologías son un recurso valiosísimo a la hora de compartir puntos de vista y opiniones con gente la mar de interesante y con mucho que decir. Qué apasionantes son esos “¿te has dado cuenta de…?”, y los “pues yo creo que aquí está hablando de…”, y hasta los “pues no entiendo qué quería decir con…”, que generan una serie de hipótesis y teorías.

    Todo eso, capa sobre capa, se va sumando a la opinión/percepción que uno tenía al principio, y la enriquece muchísimo. Y hasta puede que uno se inspire para crear (hay infinidad de formas de hacerlo). ¡La cantidad de influencias de todo tipo y en todas direcciones que hay en el mundo artístico! Una canción que inspira una película, un cuadro que inspira una novela…

    En fin, como me suele pasar algunas veces, ya me estoy yendo por las ramas. Muchas gracias por los estupendos posts que compartes con nosotros y por la mención (me ha hecho sonreir).

    Un abrazo.

  2. […] Se me ocurre que a lo mejor os interesa un poquito más de elaboración, a modo de “intrahistoria” como comenté en un post anterior. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: