Comparativas a largo plazo de productos de consumo (ejemplo Galaxy Note vs iPhone 4S)

Durante muchos años fui aficionado a leer prensa en papel y online sobre el mundo del automóvil. Estaba suscrito a la revista Autofácil y visitaba casi a diario la web Km77. Leía muchas críticas y comparativas de coches. Se daba la circunstancia de que en esos mismos años yo pasaba muchas horas al volante por razones profesionales, y cambiaba con cierta frecuencia  (cada 2 años) de automóvil de trabajo. Con el paso del tiempo, y tras probar diferentes marcas y segmentos, me fui dando cuenta de que todos esos artículos tenían un sesgo que era poco realista para un conductor normal y corriente como yo. Se daba mucha importancia a las prestaciones, a la potencia bruta, a la estabilidad en curva, y a cifras de consumo de prueba, y luego yo me daba cuenta de que nunca apuraba tanto aceleraciones o velocidades punta o pasos de curva extremos, y que mis cifras de consumo en un uso diario diferían mucho de lo que publicaban las marcas y las revistas.

En definitiva, llegué a la conclusión de que tenía que saber leer entre líneas para valorar lo que más me interesaba, y aprender de la experiencia propia y de conocidos directos, para enterarme de lo que a la postre verdaderamente me importaba a la hora de comprar un coche: la fiabilidad mecánica, la disponibilidad y calidad del servicio técnico, la comodidad en un uso diario, la habitabilidad, el equipamiento de confort, y el consumo en un uso cotidiano.

Y sobre todo, lo que más echaba en falta a menudo, era el seguimiento de los modelos con el paso del tiempo. Al final casi de lo que más me fiaba era de las encuestas de fiabilidad y satisfacción de clientes que se publicaban en otras webs como JD Power o What Car? cada cierto tiempo, para confirmar algo que ya iba descubriendo yo por mí mismo: que los coches japoneses son sistemáticamente los más fiables, por ejemplo.

Hoy en día mi interés por el mundo del automóvil ha menguado porque mi horizonte de uso de coche es mucho más amplio, y tampoco viajo en cuatro ruedas como antes, ni mucho menos. Teniendo familia numerosa, mi abanico de opciones queda muy reducido, así que de poco me sirva ponerme los dientes largos con modelos que simplemente escapan a mi alcance por cuestiones puramente prácticas. Sin embargo ahora lo que me entretiene en mis ratos de ocio es leer críticas y comparativas tecnológicas, y me divierte encontrar exactamente la misma pauta. Mucho insistir en la fuerza bruta, especificaciones técnicas, resoluciones de pantalla, benchmarks, etc., pero no tanto hablar del uso a largo plazo. Hay hoy en día en el mundo tecnológico mucha más variedad de medios y más independencia -digo yo- que en el de la prensa del motor de hace una década -donde uno siempre sospecha del sesgo publicitario-, pero seguimos leyendo análisis tan cortoplacistas como es la propia dinámica del mercado de consumo tecnológico, donde una novedad lo es durante escasas semanas, para verse superada por el siguiente avance tecnológico a la velocidad del rayo. Un mercado donde un año es un mundo.

Como ya he comentado en el pasado, y sabéis quienes me leéis en redes sociales, llevo un tiempo conviviendo con el entorno Android y el iOS de Apple, en parte por pura curiosidad, y en parte por la manía de llevar siempre un teléfono de reserva por si uno se me rompe, lo pierdo o me lo roban, o por si me “ventilo” la batería (lo más habitual cuando estoy fuera de casa o la oficina). En concreto, tengo un Samsung Galaxy Note (primera generación) y un iPhone 4S, que comparé en un post del año pasado. Ambos fueron lanzados al mercado casi al mismo tiempo, en octubre de 2011, así que son los candidatos ideales para hacer un ejercicio que no leeremos en ninguna revista: ¿comparamos su funcionamiento práctico dos años después de haber sido lanzados?

Es particularmente interesante esta comparativa porque el Note salió con Android 2.3 Gingerbread, y fue actualizado posteriormente a Ice Cream Sandwich (4.0) y por último, en mayo pasado, a Jelly Bean (4.1). Por su parte, el iPhone salió con iOS 5, y en este tiempo se ha actualizado primero a iOS 6 y hace escasos días a iOS7.

De Android he sido durante este tiempo un entusiasta usuario, y hay tres factores que me gustan especialmente:

  1. Su mayor gama de tamaños de pantalla. Las 3,5″ del iPhone 4S y las 4″ del iPhone 5 se me quedan algo cortas y prefiero tamaños mayores. Podemos discutir si el tamaño óptimo es mayor de 5,3″ como en el caso del Note y posteriores evoluciones, o quizá el equilibrio ronde las 4,8″-5″, pero esas 4″ (conservando el mismo ancho de pantalla previo) me parece poco.
  2. El teclado con gestos tipo Swype, o la posiblidad directamente de instalar el teclado Swype, me parece mucho más productivo que el de iOS. No sólo por la escritura gestual sino por la facilidad de seleccionar una palabra ya escrita y tener de inmediato diversas alternativas a lo mostrado.
  3. Las opciones de “compartir” y la comunicación entre aplicaciones. Mucho más rápido que en iOS.

Sin embargo, dos años después, puedo decir que mi Note va bastante forzado para mover el sistema operativo, con transiciones poco fluidas entre aplicaciones, y un scroll muy mejorable, como si no tuviera tiempo a refrescar la información a la misma velocidad que movemos nuestros dedos. Algo tan simple como coger el teléfono, desbloquearlo, abrir una aplicación diferente a la que está en el primer plano, como por ejemplo la del teléfono, hacer una búsqueda de un contacto y llamarle, se hace en la mitad de tiempo o más rápido en el iPhone 4S con iOS7 que en el Note con Jelly Bean.

Y encima en el Note cada cierto tiempo hay que andar reiniciando o limpiando memoria para ganar fluidez o para evitar que una aplicación esté fundiéndose la batería en segundo plano. Y es frustrante el consumo de batería que presenta estando en suspensión. Yo empleo una aplicación que hace entrar el teléfono en suspensión profunda, desconectando wifi, bluetooth, datos y cerrando aplicaciones mientras tengo la pantalla apagada. Cosa que no necesito en el iPhone hacer en el uso diario. Y en el teléfono de Apple, si lo pongo en modo avión, puede estar horas sin consumir ni un 1% de batería. En el Note, incluso en modo avión me está gastando un 2% a la hora, cosa que me cuesta entender (y he probado a hacer un reinicio de fábrica, sí).

Y he ahí lo que se llama “experiencia de usuario”. A día de hoy, con ese iOS7 que es justo la lavada de cara que necesitaba el sistema operativo de Apple para parecer nuevo y actual (aunque en muchos sentidos sea un restyling sofisticado como el que llevan a cabo muchos coches para parecer nuevos sin serlo), y que mueve con total fluidez, me resulta mucho más satisfactorio usar el iPhone 4S y llevo un tiempo aparcando sistemáticamente el Note.

Aparte de que prefiero las notificaciones en pantalla bloqueada, la gestión de privacidad y al acceso directo a la cámara sin desbloquear, todas ellas prestaciones del iPhone que no tiene el Note.

Comentar por último que me empieza a tocar un poco las narices que cada vez que se actualizan aplicaciones en el Note, con una frecuencia pasmosa por cierto, se ralentiza todo exageradamente, y que empieza a ser preocupante la cantidad de permisos que piden todas las aplicaciones Android sin venir mucho a cuento. Al final va a resultar que Google, que nos proponía un sistema operativo abierto, se está volviendo cada vez más cerrado y propietario, como explica este artículo de Ars Technica, y que Marco Arment tiene razón cuando critica a la plataforma de Google por invasiva.

14 comentarios

  1. Excelentemente bien explicado Daniel.
    Cada día me encuentro más gente que me pregunta que cómo puedo seguir usando iOS. Por más que digo “respuesta de la pantalla/dispositivo al tocar” o “rapidez”, o buen ecosistema si tienes más dispositivos de Apple…. yo solo quiero un dispositivo que funcione bien de principio a fin, sin tener que perder el tiempo en tweaks o demás historias. Pero también entiendo que haya gente que su hobby sea cacharrear para conseguir lo que el fabricante no hace con el software. Sobre el tamaño de pantalla del 4S me parece correcto. Denoto una tendencia hacia las pantallas mega-grandes para smartphones de gama alta. ¿será obligatorio en breve que haya que comprar un teléfono de 5″ o más para tener una gama alta? Espero que no.

    Por otra parte creo que hay una creciente “odio” hacia algunas marcas, porque este “odio” genera muchas visitas y eso se traduce en ingresos publicitarios. Es decir, que les estás dando lo que no quieren oír, por lo tanto no te harás rico (al menos con este post😉.
    Un saludo y gracias por retomar el blog!

    1. Muchas gracias a ti por el comentario.
      A veces se nos olvida que el teléfono no deja de ser un instrumento de trabajo y de ocio y que lo importante es que nos dé las prestaciones que necesitamos. Si para mucha gente el iPhone es justamente lo que ellos necesitan, y están satisfechos con él, es tontería meterse con ellos por si las apariencias o si están pagando un precio desorbitado. Tienen un producto de calidad, duradero y fácil de usar, que cumple su finalidad, y todos tan contentos. Hay mucho criticón que no deja de ser un envidioso.
      De la misma manera, tampoco está bien que los Apple-fans más radicales no pierdan un instante para criticar a Samsung y otros Android por “copiotas”. Hay otro tipo de usuario, ya sea porque le guste “cacharrear” (por arriba) o por restricción presupuestaria (por abajo), que está satisfecho con su Android y es igualmente respetable.
      En cuanto al tamaño de pantalla, he comprobado por experiencia que las 5.3″ de un phablet son un poco incómodas para manejar el teléfono con una sola mano, que a veces es lo más práctico, pero creo que si el iPhone hubiera subido un poco más de tamaño, incluso conservando el formato de pantalla anterior (4:3 frente a 16:9), seguiría siendo manejable con una mano y sería más agradable para ver webs, correos electrónicos largos, etc.
      Pero sí, aquí también hay mucho ruido porque hay que generar visitas. Como la prensa deportiva creando polémicas inexistentes porque hay que vender periódicos🙂

  2. Qué penita lo que cuentas del Note, sobre todo porque por su configuración hardware debería aguantar algo mejor el paso del tiempo. Aunque no es un proceso cómodo para la mayoría de usuarios, quizás deberías tratar de darle alguna opción a las ROMs personalizadas de Android.

    Lo explican muy bien en este artículo en el que precisamente hablan de cómo esas actualizaciones oficiales han causado los mismos problemas que los tuyos a otros usuarios:

    http://www.droidviews.com/best-custom-roms-for-samsung-galaxy-note-gt-n7000-2013-edition/

    Hay opciones chulas, así que quizás quieras animarte y comprobar el resultado. Quizás redescubras el Note. En cuanto al iPhone 4S, sigue siendo un gran teléfono, y desde luego las mejoras en iOS 7 le han dado nueva vida a estos móviles. Lástima que las Samsung, HTC y demás no cuiden tanto ese largo recorrido de sus dispositivos como Apple. Pero claro: Samsung saca como 10 o 15 smartphones distintos al año. Apple, 1 (o 2, en este último caso).

    1. Muchas gracias, Javi, tanto por el comentario como por los excelentes lectores que me envías y que han hecho apreciaciones muy interesantes.
      Hasta ahora he sido un poco “cagueta” con el tema de rootear e instalar una ROM personalizada. A lo mejor es el momento de echarle valor y paciencia.
      Y Apple se puede permitir el lujo de cuidar el largo plazo, porque además sabe que sus usuarios lo van a valorar. Muchos propietarios de un iPhone sabemos que lo son con contratos de largo plazo (2 años), por lo que Apple lo que busca con todo ello es asegurarse de que cuando termina la permanencia y se van a cambiar de móvil, sigan con ellos. Ahora están terminando las permanencias de quienes compraron el 4S, y habiéndoles tenido actualizados y con perfecta experiencia de usuario, se aseguran esos altísimos niveles de fidelidad de marca y una alta probabilidad de que opten por el 5C/5S (sobre todo el último, supongo).

      1. Entiendo que lo de rootear e instalar ROMs imponga respeto, pero una vez empiezas (como todo), no es tan difícil. Si quieres cualquier día lo intentamos juntos con un cafetito o una caña. Si te decides, ya sabes.

      2. Pues oye, contigo dirigiendo la operación me siento completamente tranquilo🙂
        A ver si saco un ratito y te tomo la palabra. ¡Un abrazo!

  3. Buenas noches! Te sigo en la sombra desde hace algo más de un año gracias a JaviPas (al que sigo desde hace más tiempo), y me alegro muchísimo de que retomes el blog.

    Respecto a la comparativa coincido plenamente contigo. He estado alrededor de 5 años conviviendo con iOS y recientemente decidí sustituir mi iPhone 4S por un Samsung Galaxy S4, principalmente por consejo de amigos… Y la verdad es que me encuentro más veces de las que yo quisiera echando de menos el iPhone.

    Lo cierto y verdad es que la optimización de hardware + software es mucha mejor solución a la potencia bruta sin control: en fluidez mi viejo iphone de 2 años va mejor que mi ultramoderno S4.

    Un saludo desde La Carlota! (Estuve comiendo en el restaurante El Carmen el día anterior al que pasaste por mi tierra… Lástima, me hubiera gustado haberte estrechado la mano).

    1. ¡Qué curioso lo de La Carlota! Por la coincidencia y porque hayas visto mi tuit al respecto. Siempre que viajo en coche a Sevilla, Cádiz y Huelva, hago noche en ese hotel para partir el viaje en dos. A lo mejor algún otro día podemos vernos y todo.
      Y sí que cada vez veo más clara la importancia de armonizar HW y SW. Lo comentaba el otro día en Twitter otro lector habitual del blog, JM Navarro.
      Aparte de que Samsung se ha embarcado en una guerra de llenar sus trastos con montones de pijadas de dudosa utilidad que la mayor parte de usuarios no creo que necesiten y que están ahí consumiendo recursos y batería. Cada vez que veo las apps en ejecución o en caché y veo apps de Samsung que no me deja quitar del todo, me subo por las paredes.
      Al final en la simplicidad está la clave del éxito. Eso Jobs lo tenía muy claro.

  4. vilaragut · · Responder

    Acabo de leerte gracias a Javipas, muy buen artículo. Es un punto de vista muy importante para que la gente vea como envejecen unos dispositivos y otros.

    Solo comentar que mi recomendación para la gente que viene de IOS a Android es siempre un nexus. La mayoría venís a probar algo nuevo, os llama mucho la flexibilidad de Android, ya sea de escritorio como de teclados o tipo de aplicaciones. Pero hay algo que no estáis dispuestos a sacrificar, algo que ha sido vuestro buque insignia mientras habéis sido uno más de la familia Apple, la fluidez y las actualizaciones, de ahí que uno solo pueda recomendaros un Nexus, tal vez así hubieras tenido una experiencia distinta.

    Por cierto mi experiencia es distinta IOS 7 se arrastra en mi iphone 4 :(….. Mientras el gakaxy nexus de mi mujer sigue volando

    Aun así no me equivoquemos a Apple no se le crítica por tener malos móviles, que ni mucho menos lo son, se le crítica por el precio. Yo puedo comprarme un nexus cada dos años y disponer durante 4 años de un móvil puntero por el mismo precio que me costaría in iphone 5,que habrá que verlo dentro de 4 años comparado con un nuevo nexus.

    Saludos y gracias por el post.

    1. ¡Estupendo comentario!
      De hecho lo empecé a escribir y lo borré por no extender más el post, pero iba a comentar algo que explicas tú perfectamente. Tengo un tablet Nexus 10, con la ventaja de no tener apps ni personalizaciones chorra del fabricante, y disponer de actualizaciones inmediatas, y por el momento me va perfectamente fluido.
      Tengo familiares con el Nexus 4 y va de súper lujo. De hecho lo he recomendado varias veces.
      Y al precio que lo venden es una ganga. Como dices, económicamente es una opción muy clara la de comprar un Nexus por la mitad de precio del iPhone y cambiarlo con el doble de frecuencia para estar siempre a la última.
      De hecho estoy atento al Nexus 5. A ver cuándo sale, cuánto cuesta, y en qué tiempo está en stock… Porque hay que ver la locura que fue contar con el Nexus 4 en stock, como relató el gran Javipas http://www.javipas.com/2013/02/06/el-misterioso-caso-del-nexus-4/

  5. La verdad es que hay cada análisis circulando por el internés, que claro, luego la gente se compra un pepino de ordenador para usar el webmail correspondiente😉

    Como apunta javipas #1411 más arriba, en el mundo Android merece la pena explorar la galaxia del software no oficial a nada que tenga uno un poco de inquietud.

    Es una de las mayores críticas a Android porque no está al alcance del usuario medio (hacerse root y usar ROMs personalizadas) y provoca un amplio abanico de versiones disponibles, pero desde el punto de vista del usuario, tener el control absoluto de lo que se instala es una gran ventaja.

    Personalmente, lo que menos me gusta de Android es la dependencia de Google y lo que ello implica a nivel de privacidad. Habrá que seguir los movimientos de la gente de Cyanogenmod para ver si hay algún cambio al respecto.

    Y por tener referencias, yo tengo un HTC Desire (Septiembre del 2010) con una rom personalizada COS-Bravo.

    Por cierto Daniel, ¿es Tasker la aplicación a la que haces referencia en Android para la automatización de acciones? Muy potente.

    1. Gracias, David. Eso da para un post aparte, pero yo siempre he optado por comprar un pepino de ordenador aunque mis necesidades sean relativamente modestas, para que me dure 5 años o más (mi anterior PC en casa me duró 8 años, no te digo más), de cara a ahorrarme pérdidas de tiempo en configuraciones y renovación de licencias. Sin embargo, un móvil es muy diferente, tanto porque sufre un desgaste muy grande, no digamos ya el riesgo de roturas o robos, y porque la configuración es hoy por hoy cosa de minutos con eso de las copias de seguridad en la nube (aunque dan un poco de yuyu, por cierto).
      A ver si me atrevo a meter una ROM personalizada al Note, como le he comentado a Javipas. Si tú funcionas bien con un móvil de hace 3 años, es la mejor tarjeta de presentación que me podías aportar.
      La app que te comentaba para automatizar el encendido y apagado de servicios al estar el teléfono activo o inactivo es Deep Sleep Battery Saver https://play.google.com/store/apps/details?id=com.rootuninstaller.batrsaver&hl=es
      Ya veo que Tasker es muy potente, vaya… Me la estudiaré.
      ¡Un abrazo!

  6. Hola, te he conocido hace poco a través de Ignacio Alonso y sólo decirte que es muy bueno este articulo, sobre todo el principio y su analogía con el mundo de los coches, ya que centras la comparativa en lo que realmente importa, el uso. Yo solo aporto una humilde opinión más, algo más genérica (iOS vs Android), y es, partiendo de que me gustan ambos por igual, que cada uno tiene su público (o nicho como dicen mis compañeros marketinianos). Dejando aparte el tema económico, imagen, etc., creo que iOS te aisla del terminal y ofrece un producto más estable, seguro y del que “te puedes olvidar” y centrarte en “solo usarlo”, mientras que Android es más versátil con el que poder “trastear”, personalizar y exprimir. Experiencia propia, … hace unos días a mi mujer le robaron un iphone 3GS de más de 3 años funcionando con el mismo rendimiento que el primer día y lo más importante… yo le ofrecí un Galaxy S4 porque nos lo dejaban muy bien económicamente y la respuesta fué: “Si no entra otro iPhone por la puerta tú tampoco…”… al final le compré un 4S, restaurar back-up y como si nada…(agujero en el bolsillo aparte)

    1. Lo primero, darte la bienvenida. Le voy a tener que dar comisión a Ignacio porque no eres el primer amigo suyo que se engancha al blog gracias a su recomendación😉
      Tu comentario es muy pertinente y es una gran realidad. Tres cuartas partes de lo mismo me pasó a mí el día que decidí comprarle un smartphone a mi mujer. No me lo pensé ni un minuto. El iPhone es apuesta segura para las personas que quieren algo fácil, previsible, estable y que no quieran andar “trasteando”, como bien dices.
      ¡Hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: