Historia y oratoria

Estoy escuchando estos días en el coche los podcast de historia del programa In Our Time de la BBC Radio 4 . Son estupendos. Mira que de niño me aburría la historia cuando la estudiábamos en la EGB, y ahora la sé valorar y me entretiene enormemente, aparte de su valor cultural. Por poner un ejemplo, me ha parecido muy atrayente este programa sobre la Peste Negra en el siglo XIV, hasta el punto de motivarme a leer más sobre este asunto (en concreto, estoy leyendo ahora mismo este libro).

De hecho esta es una de mis permanentes reflexiones cuando pienso sobre la problemática de la educación. Esos libros de texto como el de Historia de 6º EGB, auténticos ladrillos con una cantidad ingente de información condensada, donde si te ponías a subrayar prácticamente no dejabas tres palabras seguidas sin resaltar por el nivel de síntesis que ya presentaban los textos, y que resultaban tan difíciles de digerir para niños de 12 años como teníamos entonces. Y que encima te obligaban a memorizar en la práctica. Para esas edades, era mucho más didáctico en la práctica ver los episodios de “Érase una vez… el hombre“, que nos divertían a la vez que enseñaban. Es ahora, con más experiencia a cuestas y conciencia de la importancia de la historia y el estudio del pasado para no repetir los errores de nuestros antecesores cuando uno está en plenas condiciones de afrontar con pleno interés y capacidad de comprensión esos manuales de historia que estudiábamos como niños.

Volviendo a los podcast de historia de la BBC, ahora mismo estoy “saboreando” este audio sobre la historiografía: IOTH: History of History. En particular, me está encantando (en el sentido de tenerme embobado como presa de un encantamiento) escuchar a Paul Cartledge (el primer historiador que habla tras la introducción del presentador) y su acento británico tan perfecto y sobre todo esa entonación tan hermosa. Disfruto enormemente escuchando a oradores de este calibre, donde el placer está no sólo en lo que dicen, sino también en el cómo lo dicen. Tengo un par de recuerdos de ese tipo de mi infancia, con algún profesor veterano cuyas clases magistrales, muy discutibles desde el punto de vista educativo (el modelo de tomar apuntes, empollar y memorizar, totalmente pasivo desde el punto de vista del alumno), eran sin embargo un gozo desde el punto de vista de escuchar la oratoria.

Quizá el castellano no sea el idioma más propenso a trabajar la entonación. Desde mi completa ignorancia de estos asuntos, me parece que el inglés, el francés o el italiano son más propensos a trabajar la entonación y la musicalidad en la comunicación oral. Y una de las críticas más evidentes que se me ocurren acerca del enfoque de la enseñanza del inglés por estos lares es que se trabaja poco la entonación y las particularidades que tiene ese idioma en cuanto, por ejemplo, a alargar la pronunciación de ciertas sílabas. De hecho, si me permitís una apelación a la colaboración del público, me gustaría mucho, si algún lector sabe de estos temas, que aportase algún enlace sobre esta cuestión en particular.

3 comentarios

  1. Folks · · Responder

    Quizá el castellano no sea el idioma más propenso a trabajar la entonación.” El castellano no, pero el español de Mexico, por ejemplo, sí. El canario canturrea, el sevillano también, y el gallego arrastra sílabas a la portuguesa.

    A algunos extranjeros les parece que en español de España se “canta” mucho porque aunque no se alarguen ni estiren las sílabas y sonidos sí que tienen su ritmo (los acentos cambian la música de las palabras, no como en francés, por ejemplo)

    Como oradores, los telepredicadores centroamericanos o del norte de Venezuela no se puede decir que no transmitan emociones con la forma (aunque lo que digan sea, en mi humilde opinión, basurita de la buena) Muchos presidentes y expresidentes de latinoamérica son también muy buenos oradores. Otra cosa es que en España seamos un desastre en ello, supongo que porque nunca se le ha dado ninguna importancia al tema y en cuanto uno sobresale un poco al hacer un discurso se desconfía y se le tacha de vendemotos o porque directamente en el sistema educativo es algo que se considera secundario o directamente inútil.

  2. Me gusta mucho que me hayas hecho tener esta reflexión. Yo soy fan de lo british, y esta es una de las razones. Me encanta la flexibilidad que ofrece el inglés, por eso es el idioma preferido para las canciones, que permite tanto juego de entonación, de alargar sílabas y de transformarlas. El cockney accent en su día me hacía casi desfallecer. Me entusiasmé muchísimo y sabiendo fonética pues también ayudaba.
    Puede que me equivoque pero creo que el inglés tiene una flexibilidad que por mucho que intenten afinar las otras lenguas más o menos conocidas, no llegan.
    Creo que por eso me gusta también escuchar anime en japonés, sencillamente no puedo escucharlo doblado.. es un horror. No sé por qué pero la musicalidad del japonés me encanta. Hace poco encontré que el coreano también es muy parecido al japonés en esos aspectos. Me sorprendió mucho la impresión de escucharlo. Sin embargo, el chino.. no me entusiasma, aunque sea el idioma que hay aprender y demás por ser comercial.. lo siento mucho..
    Debe ser que el chino requiere de una entonación particular porque de ella depende su significado, y por eso no da tanto juego.
    Por otro lado, debo decir que cuando estudié alemán me encontré que el único alemán que me gusta escuchar es el de Berlín, y de alguien que sepa hablar más o menos bien, claro.
    Hasta un idioma como el alemán puede ser bonito si se usa bien..😛
    Igual creo que pasa con el francés, no es un idioma que me haya atraído nunca, pues lo encuentro muy rimbombante, pero una vez escuché el francés que hablan en Bélgica y me gustó muchísimo. Me pareció que era más “limpio” en su pronunciación.
    Así que, supongo, y ya por último, que el español no se puede quedar atrás y también tendrá su forma de pronunciarse y de hablarse donde se le pueda sacar el máximo provecho, aunque sí que es cierto que para mí el inglés parece más flexible.
    Es un tema interesante. Yo suelo preocuparme mucho por la entonación a la hora de hablar, si bien es cierto que a veces una se relaja!
    Saludos.

  3. Quienes me parecieron muy exigentes eligiendo al narrador son los de Euronews, pues el narrador me pareció casi robótico de lo neutro que habla.
    Quizás pueda servir de referencia para hacerse una idea de un discurso bastante limpio al oído, aunque como es narrar noticias hablan todo el tiempo en un tono peculiar.
    Igualmente me gustaría saber quien es el narrador de Euronews, que llevo mucho tiempo preguntándome quién será!😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: